Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
lunes 16 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Policiales

Asesinados una mujer y un hombre. En el mismo lugar con horas de diferencia.

La policía estima que fueron sicarios narcos los autores de los 2 crímenes.

Un hombre de 33 años fue encontrado muerto een plena vía pública del barrio Empalme Graneros de la zona noroeste de Rosario.

Horas después, murió una mujer que había sido baleada el día anterior. La cifra de homicidios se acerca al centenar en lo que va del año.

La primera de las víctimas fue identificada como Ezequiel Adrián Bahl y su cuerpo estaba tirado sobre la calle Cabal 1300 (bis), del barrio Empalme Graneros.¿

Los vecinos escucharon las detonaciones que terminaron con la vida de Ezequiel Bahl y observaron que dos hombres se alejaban del lugar a bordo de una moto.

Las pericias preliminares determinaron que el cuerpo de la víctima presentaba varios impactos de arma de fuego en la zona de la espalda que le provocaron la muerte en el lugar.

El método de ataque plantea las hipótesis de que la víctima fue atacada por la espalda o ejecutada.

El caso es investigado por la fiscal de homicidios dolosos de turno en Rosario, Georgina Pairola, quien ordenó varias medidas que apuntan a determinar la mecánica del hecho e identificar a los presuntos atacantes. Los peritos de la Agencia de Investigación Criminal secuestraron varias vainas servidas.

Gabriela del Carmen Zanini, una mujer de 35 años que había sido baleada en su casa murió en el hospital.

La mujer había sido trasladada malherida al hospital de Emergencias por los médicos del Sistema Público de Emergencias -SIES- de Rosario, y presentaba múltiples heridas de arma de fuego en la zona del tórax.

La mujer fue atacada por dos hombres aún no identificados que llamaron a la puerta de su casa y cuando les abrió le dispararon a quemarropa y sin mediar palabra, tras lo cual escaparon.

Por la mecánica del hecho, una de las líneas más firmes de la investigación es la de un crimen ejecutado por sicarios motivado por un ajuste de cuentas o en venganza.