Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 31 de enero, 2023
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Policiales

Asesinaron a una mujer por error. Escalofriante audio de una conversación telefónica entre sicarios.

Un preso sería el autor intelectual del crimen. En el hecho también hirieron al bebé de la víctima y a una joven de 22 años.

Una mujer fue asesinada a balazos por sicarios el pasado 18 de febrero. Durante el hecho, su hijo de 6 meses y otra chica de 22 años resultaron heridos. Ahora, se conoció una serie de grabaciones donde uno de los asesinos reconoce que se equivocó, ya que su objetivo era matar al hermano de la víctima.

La joven asesinada era Verónica Almada, hermana de Jonathan Almada, referente de una célula de la banda narcocriminal de «Los Monos» de Rosario. Los audios fueron presentados en la investigación que conduce el fiscal Adrián Spelta en la causa que tiene como imputados a Fabio Giménez, quien dirige una «empresa de sicariato desde la prisión, y su pareja, Samantha Vilches.

El preso de 32 años, investigado en otras causas, fue señalado como instigador del homicidio. En las grabaciones de las llamadas telefónicas se los escucha planificar el ataque, en el que colaboraron otras 3 personas como tiradores, y reconocer que le dispararon a personas que no eran el «objetivo».

«Me parece que ya sé cuál es la casa, había tres pibes re perseguidos«, le dice Vilches a Giménez cuando lo llamó a la Unidad Penitenciaria 1 de Coronda, donde está alojado. «Dice que le dieron al de lentes, ese estaba. El otro le parece que también era, pero no están seguro. A la señora también le pegaron«, le avisa.

Allí, el recluso habla con uno de los tiradores. «Cumpa, para mí era él seguro, el de la foto, el morochito», dice, al mismo tiempo que el sicario le revela que también le dio a las mujeres y al bebé. «Igual, lamentablemente, le tumbé todo alrededor», afirma.

«Escuchame, que dejen las dos pistolas mías ahí. Dejalas vos y después se las hacemos llegar nosotros a Lari«, dice en el llamado Giménez. «Deciles que me aguanten que están averiguando si eran ellos o no«, concluye en otra conversación.

Verónica Almada, la mujer asesinada.

Ese día, al menos tres personas encapuchadas que se movilizaban en un auto Fiat Punto rojo pasaron por el frente del domicilio y gatillaron unas 20 veces. La mujer de 38 años resultó muerta; su hijo y otra chica fueron lesiones por los balazos.

El fiscal Spelta le atribuyó a Giménez y a Vilches “haber planificado, coordinado y congregado los medios, elementos y personas necesarias” para matar a Jonathan “Peco” Almada, que meses después fue detenido como líder de una banda con conexión con «Los Monos».

Según la acusación, Giménez le pidió a su novia que se encargara de contactar a las personas, con los vehículos necesarios, entregar las armas y así llevar adelante el ataque homicida.

El asesinato ocurrió en una vivienda ubicada en las calles Urquiza y Magallanes, en el barrio Ludueña de la ciudad santafesina de Rosario.