Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 22 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Policiales

Asesinato de Nora Dalmasso. «Ha sido un solo asesino. Una persona diestra», testimonio de un perito forense que analizó la autopsia de la victima.

«Fue sometida en estado de inconsciencia. No hubo consentimiento»

Un perito forense que analizó la autopsia al cuerpo de Nora Dalmasso, quien fue asesinada en noviembre de 2006 en Río Cuarto, aseguró en el juicio por jurados que se le sigue al viudo Marcelo Macarrón que la víctima sufrió «violencia sexual y física en estado de inconsciencia», dijo que su agresor la sorprendió y afirmó que -a su criterio- el atacante fue uno solo y que mató a la mujer porque lo conocía.

El médico Ricardo Cacciaguerra declaró como testigo ante el jurado popular y el tribunal técnico en la 21a. audiencia del debate que comenzó el 14 de marzo pasado y dijo que Dalmasso (51) “recibió un fuerte golpe en la cabeza que es lo que pudo dejarla en estado de inconsciencia”.

Cacciaguerra, quien integró uno de los equipos complementarios que analizaron el protocolo de la autopsia realizada sobre el cuerpo de la mujer asesinada, explicó que las marcas de violencia que presentaba el cuerpo es porque “Nora Dalmasso se defendió del atacante, pero el agresor era una persona fuerte que la golpeó, perdió conciencia y fue trabajo fácil” para hacer el resto.

“Fue sometida en estado de inconsciencia. No hubo consentimiento”, manifestó el profesional.

Agregó que “el depredador sexual la mata porque la víctima lo conoce”, sostuvo Cacciaguerra.

Dijo que, a su entender, “ha sido uno solo el asesino. Una persona diestra”, detalló al guiarse por las características en el uso de las manos y por el doble nudo en el lazo que se utiliza para el estrangulamiento.

“Una mujer que espera a su novio o amante espera arreglada, producida. Se había sacado el maquillaje. Nora tenía los anteojos y el libro en el piso. Parece que estuvo leyendo. Nora no esperaba a nadie”, aseveró el médico forense.

“Pudo haber sido un depredador sexual, un homicida o un sicario, y a lo mejor pudo simular el ataque sexual para desviar la investigación. Son todos escenarios posibles”, remarcó el profesional, quien lamentó que no se hayan hecho algunos estudios en el cerebro para determinar el estado de inconsciencia y de las mordeduras que Nora tenía en el cuerpo.