Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
miércoles 7 de diciembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Policiales

Buscados desde hace 20 años. Matrimonio y 4 hijos desaparecidos.

Excavación en una estancia con resultado negativo.

Las excavaciones que se realizaron en una estancia para avanzar en la búsqueda de la familia Gill, la pareja y sus cuatro hijos, que desaparecieron en 2002 en un campo de la ciudad entrerriana de Nogoyá, dieron resultado negativo.

La investigación busca dar con el paradero de José Rubén «Mencho» Gill, un peón rural que tenía 56 años; su esposa Margarita Norma Gallegos, de 26; y sus hijos María Ofelia, de 12; Osvaldo José, de 9; Sofía Margarita, de 6; y Carlos Daniel, de 2.

La estancia «La Candelaria», de alrededor de 500 hectáreas, se ubica en el pueblo de Crucecita Séptima, a 50 kilómetros de Paraná, y pertenecía a Alfonso Goette, quien murió en 2016 en un accidente automovilístico.

Era donde vivía y trabajaba la familia desaparecida.

En 2017, luego de la muerte de Goette, un testigo contó que el 14 de enero de 2002 había visto a Gill quejándose por los pozos que le había ordenado cavar el dueño del campo donde trabajaba.

Dice que ese día vio a ‘Mencho’ Gill cavando pozos en el campo y que estaba enojado por ese trabajo.

Con ese testimonio, el juez de Garantías de Nogoyá, Gustavo Acosta, encabezó un allanamiento en la estancia, puntualmente sobre la zona que marcó el testigo.

En 2018, se registraron imágenes de video y fotografías para determinar la ubicación y las coordenadas del campo donde trabajaba Gill, en el marco de la causa caratulada como «averiguación de paradero».

Además, desde 2019 se realizan excavaciones en toda la zona con el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y el Gobierno de Entre Ríos, con resultados negativos.

Esta vez los trabajos se desarrollaron en «Campo del Abasto», más al sector norte y cercano a un camino vecinal, con el apoyo de maquinarias de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) y personal policial.

El juez Acosta explicó a la prensa que la excavación se realizó para «agotar el último dato que dio un testigo», aunque acotó que «si la semana o el mes que viene aparece otro testigo con un dato y conduce a otra excavación, se realizará».

«Seguimos en busca de testimonios y de otras pistas o hipótesis. Se agotó este sector, pero la investigación sigue», confirmó el magistrado.