Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
miércoles 28 de octubre, 2020
Policiales

Casi 14 años preso y era inocente. Recuperó la libertad.

La Corte Suprema de justicia lo absolvió.

Jorge Enrique González Nieva que hace casi 14 años está preso por el crimen de una mujer en una salidera bancaria en Merlo fue absuelto por la Corte Suprema.

El fallo en el que cuestionó al tribunal que lo condenó, a los camaristas que confirmaron la sentencia y a los policías que lo investigaron, muchos de los cuales están presos por inventar causas.

González Nieva, de 55 años, quien en 2010 había sido condenado a la pena de 25 años de prisión por el robo seguido de muerte de Analía Bibiana Aguerre, sentencia que desde 2015 permaneció en estudio del máximo tribunal y por el cual la organización Amnistía Internacional (AI) reclamaba su libertad.

Con las firmas del presidente Carlos Rosenkratz y los ministros Horacio Rosatti, Elene Inés Highton, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti, la Corte lo absolvió.

Durante los casi 14 años de detención pasó por al menos 9 cárceles distintas de la provincia y desde el 3 de octubre último estaba con arresto domiciliario, monitoreado con una tobillera electrónica.

Los ministros de la Corte cuestionaron uno de los elementos que fueron utilizados para condenarlo fue la identificación por fotografías del imputado por parte de un testigo del hecho que, luego, no pudo reconocerlo personalmente.

De acuerdo a la resolución, la Corte también aseguró que no existió ninguna prueba forense que vincule físicamente a González Nieva con los hechos, ni tampoco pudo establecerse su vinculación con las personas identificadas como miembros de la banda.

Criticó que no se hubiera valorado el resultado negativo del reconocimiento en rueda de personas por parte de todos los testigos, y consideró que tanto los descargos del imputado como la prueba testimonial producida en su favor fueron descartados con argumentos inadmisibles.

Para la Corte, no se tuvieron en cuenta los testimonios que avalaban que, al momento de los hechos, González Nieva, quien trabajaba como taxista, se encontraba en otro lugar.