Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 30 de octubre, 2020
Policiales

Crimen brutal. Detuvieron al asesino que apuñaló y eviscero a la víctima. LO ÚLTIMO.

Tiene antecedentes psiquiátricos

LO ÚLTIMO

Un joven de 28 años fue detenido como sospechoso de haber cometido el crimen de Juan Carlos Donato (69), un trabajador agropecuario, asesinado a puñaladas, mutilado y eviscerado en una chacra de San Nicolás.

los investigadores hallaron la tarjeta Sube de la madre del acusado en la vivienda de la víctima.

la detención se concretó santafesina de Villa Constitución, a unos 30 kilómetros del lugar en el que ocurrió el homicidio.

Los investigadores de la DDI de San Nicolás identificaron al apresado como Sergio Andrés Tissi (28), con antecedentes psiquiátricos y brote psicóticos, y que al momento de ser localizado tenía en sus manos diferentes hematomas e inflamaciones producto de cortes y pinchazos aparentemente producidos con un cuchillo.

El detenido estuvo preso por conflictos domésticos y delitos menores, pero nunca estuvo procesado.

Donato fue hallado asesinado y su cuerpo mutilado el jueves último cerca de las 20 en un lavadero de la chacra ubicada a unos 100 metros de la autopista, a la altura del kilómetro 233.

El fiscal Tanús dijo ayer a Télam que se trató de una «agresión escandalosa, brutal y salvaje», que la escena parecía de una «película de terror» y que incluso los peritos de larga trayectoria y experiencia que trabajaron en el lugar le afirmaron que «nunca habían visto algo igual».

«Con un arma blanca con filo lo mataron y luego le cortaron la nariz, la lengua y el maxilar. Parte de la cara se la extirparon, la destruyeron, esto fue post mortem», aseguró.

Y, agregó: «Después le introdujo la mano por la laringe y le extirpó las vísceras, el estómago, el corazón, una cosa impensada, terrible, demencial».

Tanús contó que la esposa de la víctima había ido a caminar con su hermano y al regresar alcanzó a ver al agresor por unos segundos, ya que lo encontró parado frente al lavadero y cuando se quiso acercar, éste le impidió que entrara.

Cuando el atacante huyó, la mujer encontró el cuerpo de Donato y alertó a la Policía.

Tanús dijo que en el mismo lugar donde se halló el cadáver se encontró una remera rosa ensangrentada con la que testigos dijeron haber visto al sospechoso.

Además, los peritos hallaron unas zapatillas tipo panchas blancas marca Pony, por lo que los pesquisas creen que el agresor huyó descalzo y con el torso desnudo hacia el trigal donde se perdieron las manchas de sangre.

Sobre la victima, Tanús dijo que era «una persona de campo, de bien, trabajadora, no tenia teléfono celular ni contacto con el mundo exterior» por lo que descartó cualquier motivación o móvil del ataque distinto al de un acto de alguien fuera de sí.

Donato, quien era un productor de trigo y soja, tenía tres hijos con su esposa.

Juan Carlos Donato, un trabajador rural de 69 años fue asesinado a puñaladas y luego mutilado y eviscerado.

Fue en una chacra a metros de la autopista Buenos Aires-Rosario, a la altura de la ciudad de San Nicolás.

Por el ataque buscan a un hombre con problemas psiquiátricos que escapó del lugar.

El cuerpo fue encontrado por su esposa en un lavadero de la chacra.

El fiscal de San Nicolás a cargo de la causa, Julio Tanús, definió el crimen como una «agresión escandalosa, brutal y salvaje».

La escena parecía de una «película de terror».

«Con un arma blanca con filo lo mataron y luego le cortaron la nariz, la lengua y el maxilar. Parte de la cara se la extirparon, la destruyeron, esto fue post mortem, el victimario trabajó con el cuerpo sin vida», dijo el fiscal.

«Después le introdujo la mano por la laringe y le extirpó las vísceras, el estómago, el corazón, una cosa impensada, terrible, demencial», agregó.

Según los investigadores, la esposa de la víctima había ido a caminar con su hermano y al regresar alcanzó a ver al agresor por unos segundos.

Estaba parado frente al lavadero y cuando se quiso acercar, le impidió que entrara.

El atacante huyó y la mujer encontró el cuerpo de Donato.

Donde se halló el cadáver se encontró una remera rosa ensangrentada con la que testigos dijeron haber visto al sospechoso.

Los peritos hallaron unas zapatillas tipo panchas blancas marca Pony, por lo que los pesquisas creen que el agresor huyó descalzo y con el torso desnudo hacia el trigal donde se pierden las manchas de sangre.

Los investigadores aún no identificaron el autor, pero sostienen que todo indica que el agresor es alguien «completamente fuera de sí».

2 testigos aportaron el dato que una persona sola «con pelo largo y desarreglado» caminaba por las proximidades de la ruta, por lo que se trata de determinar si quedó registrada en alguna de las cámaras instaladas en la autopista.