Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
jueves 29 de septiembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Policiales

Crimen del matrimonio. La defensa del hijo pide su libertad. Reclama que se investigue a la amante y a el hermano.

Cuestiona la data de la autopsia y los testigos que reconocieron al imputado en los videos.

La defensa de Martín Del Río, detenido acusado del crimen de sus padres en Vicente López, pidió su liberación.

Para eso sostuvo que la data de la muerte estimada en las autopsias no coincide con el momento en el que para los fiscales se cometió el doble crimen.

Además cuestionó a los testigos que lo identificaron como el «caminante encapuchado» de los videos, sosteniendo que no son objetivos porque «odian» al imputado.

Además que investiguen como posibles autores del hecho al hermano y la amante de su cliente.

La presentación fue realizada por la abogada del imputado, Mónica Chirivin, ante el juez de Garantías 1 de San Isidro, Ricardo Costa, a quien le pidió el «cese de la detención».

Para la abogada «No existen en la actualidad elementos concretos y precisos que ubiquen al Martín Santiago Del Río en la escena del crimen» donde mataron a José Enrique Del Río (74) y su esposa María Mercedes Alonso (72).

El «‘caminante misterioso’ ha sido plantado para inculpar a Del Río y derivar la investigación hacia su persona», sostuvo la abogada en su escrito,

Las cuatro personas que lo reconocieron en los videos su hermano Diego Del Río, su suegro Miguel Sánchez, el exfutbolista Fabricio Fuentes con el que tenía problemas comerciales y la mujer con la que tuvo una relación extramatrimonial-, son personas «enemigas», que «lo odian» y que «no poseen la objetividad necesaria».

La abogada sugiere que la fiscalía de Vicente López investigue como posibles autores del crimen a dos personas.

Al hermano mayor, Diego Del Río, sobre quien reveló que se halló «una huella» dactilar suya «en el vidrio del espejo del baño» de la casa de sus padres.

Y a la agente inmobiliaria con la que Del Río tenía una relación extramatrimonial. Según la defensa, lo «extorsionaba» con pedidos de dinero «constantes» para no revelarle a su esposa el vínculo que tenían.

«Podría tener interés en esas muertes ya que podría pensar que Martín Del Río heredaría mucho dinero y tendrían la posibilidad de beneficiarse con el mismo, siendo una hipótesis que debe ser investigada», agregó.