Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 30 de septiembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Policiales

Crimen del matrimonio. Para los fiscales el hijo planeó el parricidio y el móvil fue la estafa por un departamento.

Declaró durante 8 horas, dijo que era inocente y que su padre no era un persona ética en los negocios

Martín Santiago Del Río, el presunto parricida de Vicente López, no se reconoció como el sospechoso grabado en los videos de la causa .

Declaró que durante el período de tiempo en el que asesinaban a sus padres, estuvo dentro de su camioneta estacionada en el barrio porteño de Núñez contestando mensajes.

Según los investigadores eso es falso porque por el análisis de las comunicaciones de su celular, en ese lapso el teléfono solo reportó mensajería y llamados entrantes, pero nunca ninguna actividad saliente.

En un allanamiento se secuestraron nuevas pruebas, una pistola 9 milímetros, la credencial de otra arma desaparecida y el buzo similar al que vestía el sospechoso que quedó filmado yendo y volviendo de la escena del crimen.

La extensa indagatoria al imputado por el doble asesinato de sus padres José Enrique Del Río (74) y María Mercedes Alonso (72), se extendió durante ocho horas.

Del Río intentó justificar «con una serie de contradicciones e inconsistencias» lo que hizo durante todo el día en el fueron asesinados sus padres.

Volvió a insistir con sus sospechas en torno a la empleada de sus padres, María Ninfa «Nina» Aquino, quien estuvo casi 13 días presa como presunta «entregadora».

«Mi padre no era una persona ética para los negocios, era una persona comercialmente complicada pero familiarmente un amor», dijo el imputado.

Afirmó que el patrimonio de la familia ascendía a unos «25 millones de dólares».

La sospecha es que Del Río dejó a propósito su celular «vivo» (encendido) dentro de su camioneta Mercedes Benz ML350 estacionada en Núñez, mientras iba y volvía de la casa de sus padres, para tener coartada y no ser geolocalizado.

El imputado reconoció es que la bolsa de tela que portaba el sospechoso era de la inmobiliaria «Remax», como la secuestrada dentro de su camioneta la noche de su detención, el miércoles pasado en el country Nordelta de Tigre.

Los investigadores secuestraron un buzo tipo campera, con cierre al medio, capucha, que creen que podría ser el mismo que vestía el sospechoso de los videos.

Del Río lo reconoció como propio pero aclaró que el que veía en los videos, a diferencia del suyo, no poseía cierre.

En el mismo allanamiento, la Policía encontró una pistola semiautomática Glock modelo G19, calibre 9 milímetros -mismo que el utilizado en el crimen-, que estaba en su estuche plástico, dentro de una caja de cartón en la baulera.

Se secuestraron las credenciales a su nombre de esa pistola y de otra, marca Bersa y también 9 milímetros, que no fue hallada.

Dijo que desconocía que allí estuviera el arma, que la Glock era de su padre -pese a que la credencial estaba a su nombre-, y que seguramente había aparecido en la baulera en una de las cajas que su madre había embalado para la supuesta mudanza.

En la cochera del edificio allanado la Policía también secuestró una Ferrari 456 color roja, y dentro de un placar, los efectivos también hallaron un celular Samsung Galaxy S8, sin tarjeta SIM e IMEI no visible, todo incautado para su debido análisis, al igual que una notebook y un router.