Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
jueves 3 de diciembre, 2020
Policiales

DETIENEN A UNO DE SUS HIJOS. Encontraron a una mujer asesinada en su casa.

Alertó otra de sus hijas.

Dominga Rosa Romero de Sandoval, 69 años, fue asesinada a golpes en su casa de la ciudad santafesina de San Justo y por el crimen detuvieron a uno de sus hijos, quien convivía con ella.

Según dijo en declaraciones radiales el comisario Eduardo Arias, el jefe de la Unidad Regional XVI, personal de la comisaría 2da. de San Justo se trasladó hasta la casa tras recibir un alerta al 911 diciendo había una persona muerta.

Una hija de la víctima que vive en una casa lindante fue quien descubrió el cadáver de su madre en su habitación.

El médico legista constató que presentaba un golpe en la frente y una herida en uno de los costados de la cabeza, y que tenía la mandíbula fracturada.

La hija relató que su madre vivía allí junto a su esposo, quien se encuentra internado por un problema de salud en la ciudad de Santa Fe, y su hijo de 32 años, a quien señaló como posible autor del crimen.

A la joven «le llamó la atención la actitud del sospechoso por la mañana» y que la Romero de Sandoval no estuviera despierta, ya que «se levantaba temprano».

El otro hijo de la víctima comentó también a radio Aire de Santa Fe que el ahora aprehendido pasó por su casa y le «avisó que se iba».

«Yo siempre la vengo a ver a mi mamá a la mañana, y él me dijo que estaba todo bien, que estaba ahí (en la casa)», sostuvo.

El sospechoso se encontraba en la casa de unos familiares en la zona rural de San Bernardo, 15 kilómetros al sur del San Justo.

«Esta persona se fue de la ciudad trasladado por otro familiar que no tenía conocimiento de lo sucedido, le dijo que tenía que hacer un trabajo al campo», agregó el comisario.

Allí la policía lo detuvo. Arias detalló que «no se halló ropa ensangrentada» y que el hombre «no opuso resistencia» y les explicó a los policías que «había ido a trabajar al campo», pero que «no emitió palabra» sobre el hecho.