Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
jueves 24 de septiembre, 2020
Policiales

DÍA DEL PADRE FATAL. La pareja de su ex lo golpeó provocándole la muerte.

Esta detenido y practicó boxeo durante 4 años.

Leandro Raúl Mendoza, de 31 años, murió luego de haber sido atacado a golpes cuando pasó a buscar a su hija para pasar el Día del Padre junto a ella en Florencio Varela.

Por el crimen detuvieron a la actual pareja de su ex esposa.

En la casa vive la ex esposa de Mendoza, quien se fue hasta allí para buscar a la hija de ambos ya que tenía planeado pasar el Día del Padre junto a la niña.

El hombre mantuvo una discusión con la actual pareja de su ex mujer, Gabriel Facundo, de 27 años, durante la cual recibió varios golpes que lo dejaron malherido.

Mendoza fue trasladado luego por su hermano y un amigo al Hospital Mi Pueblo de Florencio Varela.

Ingresó con pérdida de conocimiento, politraumatismos varios y fisura en las costillas del lateral derecho.

El paciente fue internado en la terapia intensiva donde murió a raíz de las heridas sufridas.

Facundo fue detenido por disposición de la fiscal fiscal Nuria Gutiérrez, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 de Florencio Varela, lo indagó de manera virtual esta tarde y lo imputó por “Homicidio simple”.

El hombre reconoció que discutió con la víctima, lo golpeó cuatro veces en la cabeza y esquivó los golpes que lanzó Mendoza, y que con la última trompada que le dio, el joven cayó y golpeó fuertemente su cabeza contra el piso, según sostuvieron fuentes de la investación.

El acusado practicó al menos cuatro años boxeo en diferentes clubes y que en la actualidad no estaba entrenando porque posee “un problema cardíaco y fobias”.

Sostuvo que nunca tuvo intención de matarlo.

Los investigadores establecieron que Facundo había discutido varias veces con Mendoza porque éste último “le llenaba la cabeza” a la expareja del agresor para que “le pida más dinero por los hijos que tenían en común”.