Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 27 de septiembre, 2020
Policiales

DOBLE CRIMEN Y SUICIDIO. La relación del policía con su hermano era mala.

Su novia tenía un hijo de 2 años.

Pehuajó continúa conmocionada por el crimen del policía Boris Iván Lulich, de 29 años, que mató a balazos a su novia, Brenda Aylén Rojas, de 19 años, y a su hermano, Felipe Lulich , de 30 años, y se suicidó.

Brenda tenía un hijo de 2 años de una pareja anterior, y por lo que establecieron los investigadores no había realizado ninguna denuncia de violencia de género contra su novio.

Donde sucedió todo, es un terreno con 3 casas. En la que da a la calle vive el padre de los hermanos.

En el medio vivía Felipe y la del fondo pertenecía al homicida, que era perito planimétrico de la fuerza bonaerense.

Boris con su novia y otros familiares a comer un asado en lo de su padre. Felipe no fue porque no tenía buena relación con el hermano.

Después de la cena los familiares se quedaron jugando a la cartas y charlando.

 En un momento Brenda se fue hacia casa de Boris y él se quedó un rato más.

Boris más tarde se fue y al pasar por lo de su hermano vio a su novia adentro de la casa. Entró y comenzó a discutir con Felipe.

La sospecha es que le dio un ataque de celos, el policía le disparó a su hermano a la altura del abdomen y amenazó con matarse.

Al los gritos, llegó el padre y logró contener a Boris y evitar que se disparara.

Pero el policía logró zafarse y atacó a su hermano, Brenda llegó a llamar al 911 y avisar que los quería matar porque creía que tenía una relación con el hermano.

Cuando la Policía llegó el cadáver Brenda estaba en la entrada de la casa con dos disparos en la espalda, como si la hubieran atacado cuando intentaba escapar.

Felipe estaba muerto dentro del baño, con dos balazos en el abdomen y un tercero en la cadera.

A su lado había una escopeta calibre 12 de doble caño que había sido detonada. Los investigadores creen que trató de defenderse de su hermano con la escopeta y llegó a dispararla, dio en una pared sin lastimar a nadie.

El homicida agonizaba en el piso y murió en el hospital. Su arma reglamentaria estaba a su lado. Tenía un disparo en la cabeza compatible con un suicidio, según estableció la autopsia.

El expediente esta caratulado como “doble homicidio agravado seguido de suicidio”.