Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
miércoles 30 de noviembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Policiales

Fijación sexual con mujeres adultas. Es un asesino.

Recompensa de $ 1 millón para quienes aporten datos que permitan dar con su paradero.

Rosa Marta Invernon, la mujer de 73 años hallada asesinada semidesnuda en un descampado de la localidad bonaerense de Campana, hace un año.

Los investigadores buscan como principal sospechoso a un hombre que se cree que ataca con fines sexuales a adultas mayores.

Difundieron un identikit elaborado en base a un testigo.

El Ministerio de Seguridad de la Nación ofrece una recompensa de un millón de pesos para quienes aporten datos que permitan dar con el autor del femicidio, pero nadie se comunicó aún.

La autopsia reveló que Invernon murió como consecuencia de múltiples golpes en la cabeza provocados con un objeto romo, es decir, con un elemento contundente sin filo.

Los agentes determinaron que la víctima tenía todas sus pertenencias, ya que en la escena del ataque se hallaron su teléfono celular, 2.000 pesos, las llaves de su casa, una bolsa con pertenencias y su DNI, lo que hizo a los investigadores descartar la pista del robo como motivación del asesinato.

El perfil del agresor en base al análisis realizado indica que se trata de una persona que posee alteraciones psicológicas y tendencia a una fijación sexual con las adultas mayores.

Esa es la conclusión se llegó tras un año de estudios y observaciones a cargo de especialistas de la Dirección de Análisis de la Conducta del Ministerio de Seguridad bonaerense.

Los mismos peritos detallaron que, en base a cómo se encontró el cuerpo de Invernon y a la metodología utilizada para llevar a cabo el crimen, el agresor «es un hombre desorganizado e impulsivo», que «no pensó en la víctima, no la eligió, sino que se trató de una situación espontánea».

En base a un testigo circunstancial que vio a Invernon hablar con un hombre en ese lapso, los detectives elaboraron un identikit del sospechoso, de unos 30 años y con quien la víctima se cruzó en las escalinatas de la estación de trenes de Otamendi.

Ese identikit es el único elemento concreto en base al cual se busca al asesino a un año del hecho.