Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
sábado 4 de diciembre, 2021
Policiales

Hombre gato. El asesino de su madre y su tía según 2 psiquiatras, un médico y una psicóloga dictaminaron que no está loco.

«Está en condiciones de volver al penal».

Dos psiquiatras, un médico y una psicóloga declararon en el juicio que el israelí Gilad Pereg, acusado de matar a su madre y a su tía en enero de 2019 en Mendoza, se mostró «consciente de sus actos», «conectado» y «lúcido» en las entrevistas que mantuvo con ellos.

Admitieron que sus comportamientos son «diferentes» o «extraños», pero no lo escucharon maullar como hizo en distintas audiencias judiciales y en la de inicio del debate.

«Él sabe muy bien lo que ocurre a su alrededor», manifestó ante el jurado popular Juan José Vilapriño, quien era director de el hospital de salud mental El Sauce, de Mendoza, cuando Pereg fue derivado desde el penal San Felipe.

El psiquiatra aseguró que sólo el día que el acusado fue trasladado allí maulló, aunque nunca más volvió a hacerlo.

«Vi que siente que es un gato, también vi alteraciones, delirios y vi que utilizaba esto para tener un beneficio», consideró el profesional.

«Una vez no quiso hacer un test sobre un papel, yo le dije que entonces volvía al penal y pidió hacer el dibujo».

«Pereg está en condiciones de alta y de poder volver al penal», agregó el psiquiatra.

El médico del penal San Felipe Sebastián Della Torre, quien evaluó a Pereg cuando fue detenido: «No tenía patología psiquiátrica hasta el momento de su internación en El Sauce. No fue la misma persona en los distintos momentos, conmigo mantuvo un trato normal».

Della Torre concluyó que «la mayoría de sus acciones las hace consciente».

La psiquiatra del Cuerpo Médico Forense (CMF) Ana Interlandi, quien examinó al acusado tras su arresto, dijo que «estaba lúcido, se podía comunicar, mantener un diálogo» y que no se detectaron «alteraciones».

«Pereg sabía de sus actos. «Un loco no puede mostrar interés hacia afuera».

La profesional admitió que el acusado «no tiene conductas normales» y que «tiene un modo de ser diferente».

La psicóloga oficial Gema Lara dijo que no observó «ningún tipo de alteración» de parte del imputado, quien «prestó colaboración» y no le dio problemas.

El director del Registro Provincial de Huellas Genéticas y Digitalizadas (Rphgd) de Mendoza, quien dijo que existió coincidencia entre el ADN extraído de una mancha de sangre hallada en ropa del israelí con el encontrado en un cepillo de dientes de su madre.