Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER
lunes 23 de septiembre, 2019
Policiales

La atendió un falso médico. Tuvo un mal diagnóstico y su bebé nació muerto.

Se presentó con dolores y no le hicieron estudios. Le dijeron que estaba embarazada de 4 semanas pero ya estaba a término.

El hecho ocurrió en el Sanatorio San José, en el barrio porteño de Palermo.
Dos autoridades de la clínica fueron enviadas a juicio por contratar a un doctor sin matrícula, del cual se desconoce el paradero.

La historia sucedió en 2016, cuando la víctima, identificada como Paula, se presentó en la guardia del sanatorio con dolores abdominales. La atendió el médico Álvaro Jesús Terán, quien pidió un análisis de sangre completo y una ecografía abdominal y otra transvaginal.

Luego terminó su turno, y otro profesional siguió con Paula. Éste le dijo que tenía un embarazo de 4 semanas, le recetó buscapina y paracetamol para que tomara cada seis horas. No le hizo ningún examen ginecológico, le dio el alta y le aseguró: «los dolores ya se te van a pasar».

La joven, de 26 años, tenía un embarazo de 36 semanas y su hijo nació muerto a las horas de haber pasado por el centro de salud. El número de matrícula de Félix Lovato, el médico que la atendió, no existe; además no estaba inscripto en el Ministerio de Salud de la Nación.

Por la muerte del bebe se inició una causa judicial que estuvo a cargo del juez Alejandro Ferro. Paula declaró que no sabía que estaba embarazada porque todos los meses tuvo su período menstrual y sólo había subido un poco de peso, lo que le pareció normal.

Según los peritos los propios análisis del laboratorio daban indicios del embarazo avanzado, pero no se le realizaron ecografías a la mujer y no se confirmó, por culpa de una mala praxis del médico actuante.

La responsabilidad judicial del caso cayó sobre Pablo Da Ponte, director médico del sanatorio San José, y del jefe de guardia, Luis Camputaro, encargados de contratar al «falso» médico. Fueron procesados por el delito de homicidio culposo.

Por otro lado, los investigadores no encontraron en la clínica ninguna documentación sobre Lovato, quien ni siquiera se registró la nota que atendió a Paula. Su paradero aún es un misterio y técnicamente no está prófugo porque no pudo ser notificado. Mienras tanto, se espera que se fije la fecha del juicio oral.

SEGUIR LEYENDO.