Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 20 de septiembre, 2020
Policiales

LADRONES MÁS DE UNA HORA EN UNA CASA. Se llevaron hasta la PlayStation.

Una mujer oficio de ‘campana’.

Paul Wrigth, dueño de una pizzería de Bernal y miembro de la Cámara de Comerciantes de Quilmes, y su hijo de 18 años fueron asaltados por 4 delincuentes armados que ingresaron a su casa de Bernal.

Se llevaron dinero, sus teléfonos celulares, joyas y hasta la PlayStation, en la moto de una de las víctimas y en un auto que habían robado antes.

3 hombres ingresaron por el fondo de la casa y redujeron al joven de 18 años a quien le pidieron que le entregue todo el dinero que había en la casa.

le dijo donde tenía el dinero guardado y uno de los delincuentes lo encerró en una de las habitaciones mientras lo amenazaba con un cuchillo tipo tramontina.

Los otros 2 delincuentes le sustrajeron alhajas, relojes, monedas de colección.

Wrigth contó en declaraciones al canal de noticias TN que, tras apoderarse de una suma de dinero y objetos de valor, uno de los delincuentes se escapó del lugar, a bordo de un auto Toyota color gris que acababan de robar y que se hallaba en la puerta de la vivienda con una mujer que oficiaba de campana.

«Los otros dos se quedaron a esperarme a mi. Yo llegué unos minutos después a bordo de mi moto y cuando ingresé me llama mi hijo desde la planta alta. Cuando subo, lo veo maniatado y los dos delincuentes con cuchillos», contó el comerciante.

Luego de atarlo, los dos asaltantes le exigieron más dinero y hasta amenazaron con torturarlo con una plancha caliente.

«Les di todo lo que me pidieron y se fueron en mi moto, una Honda Transalp», dijo Wrigth.

Los delincuentes permanecieron más de una hora en su casa.

Los delincuentes le robaron unos 500 dólares y una suma aproximada de 25 mil pesos, como así también joyas, teléfonos celulares, la consola PlayStation, relojes y otros objetos de valor, según fuentes de la investigación.

Algunas de las pertenencias robadas fueron recuperadas luego de que desde un auto arrojaron un bolso a pocos metros de un control policial, dándose a la fuga hacia uno de los ingresos a la Villa Itati de Quilmes.