Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 7 de agosto, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Policiales

Le cortó el dedo derecho para desbloquear el celular. Asesinó a la madre de su hija.

«La mató mediante varios golpes en la cabeza». Lo dijo el fiscal que investiga el crimen.

«La mató mediante varios golpes en la cabeza». Lo dijo el Fiscal que investiga el crimen.

Patricia Rodríguez Rendón (31), la mujer asesinada por su exmarido, Fernando Cronenbold, con quien tenían una hija en común y mantenían una relación conflictiva.

Gustavo Herrera, fiscal de la causa, dijo que Cronenbold asesinó a la mujer a golpes en la cabeza. Después, le cortó un dedo para poder desbloquear su celular, e incluso estuvo utilizando el dedo de la mujer durante varias horas, según informó La Mañana de Cipolletti.


“La mató mediante varios golpes en la cabeza”, contó el fiscal durante la audiencia.

El acusado utilizó un elemento duro: primero la golpeó de frente, pero el golpe mortal fue de atrás. Fue tan fuerte que le provocó una hemorragia cerebral, lo que acabó con su vida.

Después, el femicida “envolvió el cuerpo todo deteriorado, más que nada el rostro, con un papel film. Lo cargó en el baúl de un auto Renault Fluence y entre las 12.30 y las 17 se trasladó a un descampado situado a unos 80 kilómetros de Catriel, en la zona de Medanito”, añadió Herrera.


Cronenbold “sacó el cuerpo de baúl y caminó hacia el norte. En un lugar desolado de la meseta patagónica enterró el cuerpo. Lo encontramos porque él nos dijo dónde estaba”.

“Después que la mata y la traslada, el señor le cortó el pulgar de la mano derecha, lo hizo al menos con dos elementos, para desbloquear su celular y poder utilizarlo”, expresó el fiscal.


El hombre se quedó con el celular de la mujer asesinada durante varias horas, e incluso respondió mensajes haciéndose pasar por Patricia, lo que resultó extraño para sus amigas: ella solía mandar mensajes de voz porque tenía las uñas largas.

“Cronenbold se quedó con el celular en su poder, dentro de sus ropas. Y lo operaba con el dedo derecho que le cortó a Patricia. A partir de ese secuestro se produce el hecho inesperado de informar dónde estaba el cuerpo”, apuntó el fiscal jefe.