Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
miércoles 26 de enero, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Policiales

Le robaron el auto. Pidió ayuda a la policía. Murió en confuso episodio.

Un versión dice que subió al patrullero y que se golpeó al arrancar el vehículo. Otra que no le permitieron subir y al arrancar lo golpearon, cayó y se golpeó la cabeza

Un hombre de 35 años al que le habían robado su auto murió al caer de un móvil policial en Rosario.

Su familia denunció que se trató de un abuso por parte de los efectivos.

El hecho ocurrió en Matiezo al 1700 donde Pablo José Bossio (35) se acercó a unos policías para alertar que le acababan de robar su Volkswagen Gol Trend y luego cayó muerto en el asfalto.

Según las fuentes, Bossio era oriundo de la zona sudoeste de Rosario y padre de dos hijos.

La fiscal de Homicidios Culposos, Mariana Prunotto, ordenó un peritaje minucioso de las cámaras de seguridad y GPS de los oficiales ya que existen dos posturas antagónicas entre lo que denuncia la familia del y la versión policial.

Andrés Bossio, hermano de Pablo, detalló en declaraciones a Canal 3 Rosario que, a partir del relevamiento de testimonio de vecinos, supo que «la Policía lo subió a la parte de atrás, salió acelerando, se golpeó la cabeza y se murió desnucado».

«Los policías lo hicieron subir atrás y salieron a toda velocidad, supuestamente», señaló Andrés.

Ante esto, el hombre reconoció que Prunotto mantuvo una comunicación con él: «Me llamó y me dijo que van a abrir una investigación a los dos policías pero, ¿quién me lo devuelve a mi hermano?».

Andrés explicó que cuando reconoció el cuerpo de su hermano, este estaba «todo golpeado, desde la cabeza a la espalda, en todos lados», y asevera: «Para mí fue abuso policial».

La Policía presentó un descargo en el que sostuvo que todo comenzó cuando el fallecido le cortó el paso a una camioneta policial, para alertarlos sobre el robo de su vehículo.

En ese momento, según la versión policial, los oficiales se negaron a que el joven los acompañara en la pesquisa del automóvil.

Esto habría sido desoído por el muchacho, que subió a la parte trasera del vehículo sin consentimiento de los agentes.

En consecuencia, los policías habrían arrancado a toda velocidad para iniciar el operativo, tirando al joven al piso y golpeando su cabeza contra el cordón