Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 19 de septiembre, 2021
Policiales

Le rompió el tabique nasal a la suegra. La tomó como rehén junto a su esposa y su hija de 9 años.

Durante 5 horas amenazó con un cuchillo. Finalmente se entregó a la policía

2 mujeres y una nena fueron tomadas como rehenes por el esposo de una de ellas.

Las mantuvo cautivas y bajo amenazas con un arma blanca durante casi 5 horas en una casa de El Palomar. Intervino el Grupo Halcón.

El hombre de 41 años mantuvo cautivas y bajo amenazas a su pareja, de 40; a la madre de ella, de 71, y a la hija, de 9.

El hecho se desencadenó tras una pelea de pareja entre el acusado, Ricardo Aimi, y su mujer.

El acusado golpeó a su suegra y le fracturó el tabique.

Al tomar conocimiento del hecho, efectivos de la comisaría 6ta. de Morón llegaron a la casa, momento en que el hombre tomó un cuchillo y se atrincheró en el patio de la casa, donde amenazó a las mujeres.

Fueron convocados al lugar un negociador y efectivos del Grupo Halcón de la policía bonaerense, quienes tomaron contacto con Aimi.

Tras diversas negociaciones, el hombre liberó a su suegra y a la hija de su pareja. Pidió la presencia de los medios de comunicación para entregarse.

Casi cinco horas de haber comenzado el hecho, el hombre liberó a su pareja y fue detenido.

Las tres mujeres fueron atendidas por personal médico de una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) local y se encuentran fuera de peligro.

Ya había sufrido otros hechos de violencia con el acusado, el primero de ellos el pasado 10 de julio, durante la final de la Copa América entre la Argentina y Brasil.

Aimi no tenía denuncias por violencia de género ni en la fiscalía ni en el Juzgado de Familia, aunque sí posee una causa por robo en la justicia de La Matanza.

El fiscal Hernán Moyano lo acusó por los delitos de «privación ilegítima de la libertad y amenazas».