Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 27 de septiembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Policiales

Mafia china. Exige 50 mil dólares a cambio de «seguridad» para poder trabajar.

Los delincuentes tenían que balear las piernas a los cajeros de los comercios o incendiarles las persianas para atemorizar a sus víctimas.

Un hombre de nacionalidad china fue detenido en el barrio porteño de Balvanera, acusado de liderar una organización mafiosa que extorsionaba a comerciantes connacionales.

Les exigía un pago de 50 mil dólares a cambio de supuesta «seguridad» para poder trabajar.

Para eso contrataba a otras personas que actuaban con mano de obra local y que les ordenaba balear en las piernas a los cajeros de los comercios o incendiarles las persianas para amedrentar a sus víctimas.

La clave para detener al sospechoso fueron los audios de WhatsApp que hallaron los investigadores en uno de los teléfonos que habían sido secuestrados en el marco de la causa.

Un hombre le decía a otro: «Tenemos que hacer eso que te dije antes: o pegar tiros o quemarle la persiana al chino».

Zheng Jianwei, que se hacía llamar «Adrián», para los investigadores lideraba una facción de la denominada «mafia china» conocida como «A/C (Argentina China)».

Pero la investigación comenzó el 13 de diciembre del 2019, cuando un policía que se hallaba de consigna en proximidades de supermercado chino llamado «Fu Shun», ubicado en la calle La Rioja 2137, detuvo a dos hombres que llegaron a bordo de un Volskwagen Gol Trend y que dejaron una nota extorsiva por debajo de la puerta.

Si bien la nota estaba escrita en chino mandarín, el dueño del comercio la tradujo y le contó a la Justicia que decía: «Tenes que pagar 50 mil dólares en dos días, sino te matamos» y un número telefónico.

Dentro del Voslkwagen Gol, los policías hallaron otras 6 notas similares y en todas ellas amenazaban a sus destinatarios con mensajes donde les exigían 50 mil dólares.

La clave para los investigadores fue el secuestro de los dos teléfonos celulares que les secuestraron a los dos hombres detenidos en 2019, quienes fueron procesados y permanecen con prisión preventiva: el peruano Jhon Darwin Chanco Torres y el venezolano Edgar Ramón Díaz Suárez.

Tras un análisis tecnológico de los peritos policiales, se logró extraer una serie de mensajes y audios de WhatsApp en los que Chanco Torres y Díaz Suárez revelaban la actividad que les ordenaba «Adrián».

Allí, uno de los detenidos le explicaba a otro sobre el trabajo que tenia que realizar: «Tenemos que hacer eso que te pase en los videos, o pegar tiros o quemarle la persiana al chino», dice uno de los audios, mientras que otro señala que tiene «la bomba de humo, la granada de fuego para tirar cuando esté cerrando el supermercado».

Aclara que «es todo de la mafia china, lo que pasa es que ellos no se quieren ensuciar las manos y me pidieron el trabajito».

Tras obtener una serie de elementos de importancia para la causa, el juez Bonanno ordenó seis allanamientos con el fin de lograr la detención del sospechoso apodado «Adrián», a quien finalmente se lo encontró en una vivienda ubicada en la avenida Rivadavia al 2300, en el barrio de Balvanera.