Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
lunes 15 de agosto, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Policiales

«Mamá vení a buscarme me pegaron un tiro». Para robarle la mochila del colegio le dispararon a la cara. El pibe tiene 12 años.

La bala ingresó por el pómulo debajo de ojo derecho y salió por el lado de la oreja izquierda.

En un intento de robo, un niño de 12 años fue baleado en el rostro ocasionándole heridas de gravedad en la localidad de La Matanza más precisamente en las calles El Maracaná y Perón.

El hecho sucedió cuando el menor bajaba del colectivo proveniente  del colegio y fue interceptado por un grupo de delincuentes para robar la mochila.

Según testigos relataron que los asaltantes le dispararon sin mediar palabra alguna y huyeron tras el ataque.

El menor identificado como Joaquín quedó mal herido pero logró cruzar la calle y en ese momento una vecina lo asisto. De inmediato llegó la policía y lo trasladaron al hospital Balestrini donde constataron la herida de bala, que ingresó por el pómulo debajo del ojo derecho y salió por el lado de la oreja izquierda.

Asimismo Joaquín logró llamar a la madre ya que no le sacaron el celular donde le comentó que le habían pegado un tiro.

“Yo no estaba en mi domicilio, me llama mi hijo y me dice “mamá me vení a buscarme, me pegaron un tiro”, comentó Natalia, la madre de Joaquín a los medios.

Y continuó con el relato:  “No sabemos cómo seguir porque siento que le truncaron la vida a un nene de 12 años”.

“Mi corazón está partido. Si bien no me quitaron a mi hijo, nos destruyeron como familia, si la bala le pegaba un milímetro mas cerca le volaban la cabeza”, sostuvo la madre.

También exigió mayor seguridad en el barrio. “Tiene que existir una ley más dura. Nos están matando como perros. ¿Con qué necesidad, que le iban a robar?”.

 “Le dije a mi marido, vendamos todo y nos vamos. Yo no quiero esto para mi hijo, ¿Qué herramientas le doy para que salga a la vida sin miedo?”, planteó Natalia.

“Aunque tengamos una profesión, es triste tener que emigrar a otro lugar. Yo quiero vivir tranquila”, lamentó la mujer. “Tengo el alma destrozada. Hace más de 30 horas que no duermo, no quiero bañarme, no quiero comer. No me quiero imaginar la gente que pierde un hijo”, expresó en medio del dolor.

En medio de la nota no tuvo palabras para agradecer a Jésica, la vecina que auxilio a Joaquín en tremenda situación.

“Solo busque el orificio donde tenía el disparo, sangraba por la boca mientras él llamaba a la mamá”, contó la vecina entre lagrimas.

Jésica aseguró que intentó calmar la hemorragia. “Largaba mucha sangre y yo solamente quería pararsela, se estaba desangrando. Le seguía hablando y me decía que ya no sentía la cara, pero yo le seguía hablando, haciendo fuerza para que no pierda tanta sangre”.

Además sostuvo que la ambulancia nunca apareció y se indignó con los vecinos que no se involucraron. “Esas cosas no se piensan, tienen que salir del corazón, si era mi hijo el que estaba tirado, la gente se quedaba chusmeando y mi hijo se muere. Eso no se piensa, te tiene que nacer”, sentenció entre lágrimas.

SEGUIR LEYENDO…