Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
lunes 14 de junio, 2021
Policiales

Manatiado y con la cara desfigurada. Lo mataron y tiraron a un arroyo

La pareja fue obligada a pagar $30 mil por el rescate.

Ariel Robles, de 41 años, que había sido capturado por delincuentes que obligaron a su esposa a pagar una suma de dinero como rescate, en el partido bonaerense de Pilar, fue encontrado asesinado en un arroyo de José C. Paz.

Robles, quien tenía antecedentes penales, era buscado desde después de que la mujer hiciera la denuncia debido a que no sabía nada sobre su paradero.

La víctima le dijo a su esposa que lo acompañara a la casa de un conocido suyo llamado Oscar, ambos se dirigieron a bordo de una camioneta Toyota.

La pareja llegó a la vivienda ubicada en Rumania al 2900 de la localidad de Lagomarsino, en Pilar, pero el único que ingresó fue Robles, mientras su esposa se quedó dentro de la camioneta.

Pasada media hora, una persona salió armada y obligó a la mujer a entrar a la casa , donde vio que su marido estaba maniatado y tenía el rostro desfigurado tras recibir una golpiza.

Los delincuentes le exigieron que entregara dinero en efectivo a cambio de que sea liberado y fue hasta su casa junto con uno de los captores.

La mujer les dio unos 30 mil pesos y algunos electrodomésticos.

Le avisaron que Robles iba a ser liberado.

Pasadas las horas y al no recibir noticias de su esposo, la mujer fue al destacamento de Lagomarsino para denunciar lo ocurrido.

El fiscal de turno, Andrés Quintana, dispuso un allanamiento de urgencia en el marco de una causa que había sido caratulada como «privación ilegal de la libertad».

La Policía detuvo allí a «Oscar», de 34 años, y a dos mujeres de 24 y 26 años que estaban en la vivienda. Robles no fue hallado.

Los efectivos encontraron en el cuerpo de Robles en un arroyo de José C. Paz.