Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
sábado 4 de diciembre, 2021
Policiales

Maradona. Declaró el abogado Matías Morla. Para el fue una «idiotez» trasladar a Diego de la Clínica de Olivos a la casa del Tigre

Aseguró que fue una decisión de la familia y de la que no participó.

El abogado Matías Morla, representante y apoderado de Diego Armando Maradona, dijo que para él fue «una idiotez” que el «Diez» fuera trasladado de la Clínica Olivos, donde fue sometido a una neurocirugía, a la casa de Tigre en la que finalmente murió el 25 de noviembre del año pasado.

Aseguró que esa fue una decisión de la familia y de la que no participó.

“No estuve de acuerdo en la casa. Le digo lo que me dijeron. Que le empezaron a mostrar casas y que la eligieron Diego y Giannina, creo. No estoy seguro si Giannina, pero Diego seguro. Yo lo que hice fue sacar plata para pagar. Fue una idiotez esa casa vacía. Con esa plata había que poner tres médicos y él estaría vivo”, declaró.

Morla recordó que Maradona cuando vivía en Dubai “tenía trato de presidente” pero que “ése claramente no era el trato que tenía ahí, en Tigre”.

“Los motivos tenían que ver con su estado de salud. Diego, en esa casa, no se hubiera quedado ni diez segundos. No por la casa en sí, sino por la calidad de vida que llevaba (…) De hecho, no era ni una habitación en donde dormía”, indicó.

“Me llamó el director de la clínica, me dijo que había hablado con las hijas, y que ellas le dijeron que yo era un problema, que a iba a obstaculizar la decisión del egreso, pero yo le dije que no era el Conde Drácula. Lo mejor para Diego, dije, era lo que dijeran los médicos.”

Morla recordó que la última vez que lo vio a Maradona fue el 16 de noviembre en Tigre y que en esa oportunidad notó que Diego usó una voz “como muy aguda, con intermitencias”, “rara” y que “no era la voz de él”.

“Pensé al principio que me estaba cargando. Estaba consciente. Entonces le dije, después te tengo a ver, le di un saludo, y él me agarro, me tiró hacia él y me dijo te amo. Esa fue la última vez que lo vi.”

“Después de analizar la situación y ver como Diego estaba y lo que pasó después, claramente su salud fue subestimada”.

“Indudablemente el temperamento que adoptaron (los médicos) fue el equivocado porque Diego está muerto. Me enteré que estuvo todo mal hecho. Que (el neurocirujano Leopoldo) Luque no era informado, que las enfermeras no se comunicaban con él por una orden, y que éste no lo podía ver a Diego”,