Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
jueves 21 de enero, 2021
Policiales

Maradona. La investigación sobre su muerte.

Paso a paso lo que figura en la causa judicial.

La Fiscalía General de San Isidro dio un comunicado en relación a las actuaciones iniciadas con motivo del fallecimiento de Diego Armando Maradona.

Se informó que ha comenzado el análisis del material y elementos secuestrados en los procedimientos en la casa y consultorio del médico Leopoldo Luque.

«En ese sentido, se avanzará con la evaluación del resto de la prueba en función de los elementos que de allí surjan», dice el comunicado.

«No se han adoptado por el momento decisiones respecto de la situación procesal de persona alguna.», aclara.

Luque fue notificado durante el allanamiento en su casa de Adrogué que era imputado en un proceso penal y se le leyeron los derechos y garantías.

La calificación de “homicidio culposo” no fue escogida por los fiscales, sino por el propio juez de Garantías de San Isidro, Orlando Díaz, al ordenar los allanamientos pedidos por ellos y con la aclaración de que se trataba de una tipificación provisoria, sujeta a lo que pueda surgir del devenir de la causa.

30 efectivos de la policía bonaerense, con uno de los fiscales de la causa a la cabeza, Patricio Ferrari, allanaban su domicilio.

Los mismos voceros aclararon que esta notificación no implica un llamado a indagatoria ni una medida restrictiva de la libertad, sino que se le informa que está siendo objeto de una investigación por la posible comisión del mencionado delito.

Mientras la Policía Federal Argentina (PFA), otros 20 efectivos bonaerenses también allanaron el consultorio de Luque situado en avenida Del Libertador, en el barrio porteño de Belgrano, donde estuvo presente la fiscal de Benavídez, Laura Capra.

En la casa del médico se secuestró una carpeta con unas 100 páginas en las que figuraban estudios clínicos, de laboratorio e informes sueltos de distintas especialidades sobre la salud de Maradona.

Además de los celulares de Luque y su mujer, quienes aportaron las claves.

También se incautaron un IPhone, dos tablets y dos notebooks.

En el consultorio se secuestró más documentación y una computadora, dijeron los informantes.

La Fiscalía General de San Isidro informó que se continuó con las tareas investigativas y la sustanciación de la prueba en curso, tomándose además algunas declaraciones testimoniales, entre ellas las hijas de Maradona.

«En virtud de la prueba que se fue recabando se consideró necesario solicitar allanamientos en el domicilio y consultorio del médico Leopoldo Luque (…) Los allanamientos fueron autorizados por el Sr. Juez de Garantías interviniente y se ejecutan en este momento», añadió el comunicado judicial.

A Dalma, Gianina y Jana, a quienes los fiscales les preguntaron sobre cómo había sido la internación de su padre, qué médicos eran los responsables del mismo y qué le informaron estos sobre las características del tratamiento.

También se les preguntó sobre cómo se había decidido la salida de Maradona de la Clínica de Olivos, en la que estuvo internado entre el 2 y el 11 de noviembre.

Los fiscales buscan determinar si hubo un «homicidio culposo», quién tuvo responsabilidades sobre ese posible delito y si se pudo haber evitado.

En el expediente ya está incorporado el informe que la enfermera Dahiana Gisela Madrid reconoció haber confeccionado por imposición de sus superiores en la empresa «Medidom», la que aportaba el staff de cuidadores.

En ese reporte, Madrid les dijo a los investigadores que asentó falsamente por indicación de sus jefes que a las 9.20 había ingresado a la habitación para hacer un control de signos vitales, y Maradona se negó.

En su declaración bajo juramente dijo que aquella mañana escuchó movimientos en la habitación, pero que lo dejó descansar y sólo ingresó al mediodía, cuando llegaron la psiquiatra Agustina Cosachov y el psicólogo Carlos Díaz.