Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 17 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Policiales

Marcelo Longhi. El casero del campo que alquilaba con su socio sospechado del crimen fue detenido.

Lo encontraron en el Chaco. Afirmó ante la policía que no tiene nada que ver con el asesinato

El casero del campo que alquilaba el exrugbier Marcelo Longhi, asesinado el 13 de enero fue detenido en la provincia de Chaco tras permanecer 5 días prófugo, por lo que suman dos los apresados por el crimen.

Ramón Roberto Flores (40), alias «Javier» fue detenido mientras caminaba por la localidad de Barranqueras, en el sudoeste chaqueño, luego de que el viernes quedara preso Pablo Javier Achard (44), amigo y socio de Longhi (59).

El hombre fue localizado gracias al análisis de su teléfono celular. Quedó a disposición de la Justicia de Chaco, donde posee una causa pendiente.

Flores fue declarado en rebeldía luego de que no se presentará en una causa por «tentativa de homicidio agravada por el uso de arma de fuego», por lo que se dictó una orden de detención.

Recién cuando se resuelva su situación judicial en Chaco será trasladado a la provincia de Buenos Aires para ser indagado por la fiscal Suárez por el delito de «homicidio simple».

Flores había sido entrevistado por un medio chaqueño al que le aseguró ser «inocente» del asesinato de su patrón.

«Siento que soy un perejil. Estoy seguro que las cosas que dicen no pasaron ahí. Mi patrón (Achard) y yo no tenemos nada que ver», dijo el acusado en diálogo con el medio MásContenidos.Net, de Chaco.

Según Flores, él pensaba viajar hacía Chaco para anotar a su hija recién nacida y contó que en el campo «tenía miedo» porque «estaba solo».

«Yo no vine prófugo al Chaco. Yo vine en la camioneta del patrón Pablo. Le dije que me traiga porque tenía miedo», indicó.

El casero relató que no le había llegado ninguna citación de la justicia y que su abogado estaba intentando interiorizarse del expediente para establecer los pasos a seguir.

Flores expresó que tras el crimen declaró durante seis horas ante la Policía a la que le dijo que su jefe «mantenía una relación con la esposa de un comisario, de un abogado y con una chica del club».

«Dos noches antes que de venga al Chaco unas personas quisieron entrar en la casa del campo. Cómo tenemos escopetas, saqué una por la ventana y tiré dos tiros al aire. No sé si querían hacerme algo o robar», denunció.

El hombre también dijo que el campo era alquilado por Longhi y su socio Achard, a quienes solo vio una vez en un hotel de la ciudad chaqueña de Resistencia cuando lo fueron a contratar, recomendado por un amigo que trabajaba en Buenos Aires.

«Me llevaron como casero, cuidaba la casa y los animales; ese fue el trato. Yo trabajaba para los dos», sostuvo.