Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 7 de agosto, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Policiales

María Marta García Belsunce. Un cofre con cheques de una asociación benéfica fue robado el día que la mataron.

Los cheques que estaban guardados nunca fueron presentados al banco Para los fiscales ladrones fueron los asesinos

La testigo María de las Mercedes Pieres aseguró que María Marta García Belsunce siempre se llevaba a su casa un cofre metálico de la asociación benéfica “Amigos del Pilar”.

Ahí había chequeras, que nunca pudo ser encontrado y para los fiscales, fue robado por los asesinos.

Pieres, era compañera de María Marta en la asociación “Amigos de Pilar” y declaró ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro donde se juzga como presuntos autores del asesinato al exvecino Nicolás Pachelo y a dos exvigiladores.

Tal como dijo en la denuncia policial que presentó en diciembre de 2002, Pieres ratificó que se trataba de pequeño cofre de metal color gris de pequeñas dimensiones que María Marta se llevaba a su casa.

La víctima era la tesorera de la asociación y que contenía “cheques” y la llave de la caja de seguridad que la entidad tenía en la sucursal Pilar del banco HSBC.

Pieres dijo que tras ocurrir la muerte de María Marta, en un principio les daba pudor preguntarle a Carrascosa por ese cofre y por ello incluso el 12 de noviembre de 2002, es decir, 16 días después del fallecimiento, cuando aún no se sabía que su muerte había sido un crimen, pidieron al banco la apertura forzada de la mencionada caja de seguridad bancaria, cuya llave estaba en el cofre desaparecido.

Pieres recordó que un tiempo después sí le consultaron a Carrascosa por esa pequeña caja metálica porque tenían que pagar unas cosas y él la invitó a su casa de Carmel para que la buscaran, pero nunca la pudieron encontrar.

Sí hallaron en una cartera de la víctima fue un juego de llaves que contenía la de la oficina de la asociación y la del cofre metálico faltante.

Recordó la testigo quisieron denunciar la desaparición de este cofre como un posible robo en la causa por el homicidio y para que lo investigue el fiscal Diego Molina Pico, pero que se enteró por un abogado que se había formado una causa separada.

Para los fiscales Patricio Ferrari, Andrés Quintana y Federico González, este testimonio es clave porque intentan probar que aparte de un homicidio, aquel 27 de octubre de 2002 hubo un robo en la casa de María Marta y que justamente el móvil de los asesinos para matar a la víctima fue que los descubrió robando dentro de su casa.