Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
miércoles 28 de septiembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Policiales

María Marta. Pachelo recibió un duro testimonio de su madrastra.

La mujer no solo estima que mató a García Belsunce sino que también asesinó a su propio padre.

La madrastra de Nicolás Pachelo, el principal imputado en el tercer juicio por el crimen de María Marta García Belsunce, declaró que pudo haber asesinado “porque fue a robarle y ella se defendió”.

Además siempre pensó que el ahora acusado también mató a su padre, Roberto Pachelo.

Jacqueline Barbará, esposa de Roberto Pachelo, quien crió desde su nacimiento al imputado, dijo ante el Tribunal: «Siempre pensamos que Nicolás había matado a María Marta, que le fue a robar, y no a matar, y María Marta se tuvo que defender”.

Hizo toda su declaración dándole la espalda a su hijastro porque la testigo le tenía «pánico y terror» al imputado, algo que el tribunal no aceptó pero sí permitió que la mujer se sentara de cara a los fiscales.

«Yo no le tengo miedo a Nicolás. Le tengo miedo a lo que puede hacer con mis nietos o mis hijos. Mi vida ya me la destruyó. Mi vida sin Roberto fue otra», acalaró.

Barbará reiteró varias veces la mala relación entre Nicolás y su padre Roberto. Lo acusó de ser el asesino de su esposo, muerte ocurrida en 1996 cuando apareció con un tiro en la cabeza en la tosquera de Pilar y que, sin embargo. Para la justicia que la investigó, fue un suicidio.

“Nunca me comí el tema del suicidio. Pienso que lo mató Nicolás”, afirmó la mujer, quien estuvo acompañada en la sala de audiencias por Agustín, uno de sus cinco hijos y uno de los dos, fruto de su relación con Pachelo padre.

También recordó que el propio padre de Roberto dijo cuando vio el cuerpo del hombre: “Me lo mató este hijo de puta”, en referencia a su nieto mayor.

La mujer explicó que junto a su esposo había comprado el terreno para construir Carmel, donde la familia Carrascosa-García Belsunce tenía tres lotes.

Barbará sostuvo que a María Marta solo la vio una vez en un partido de polo.

“Me hablaban de ella, me decían que era una tipa derecha, con garra y fuerte”, recordó la mujer.

“Nosotros estábamos sentados en la mesa almorzando con Pancho ) y Agustín , hermanos de Nicolás, y nos enteramos que a María Marta la habían matado. Nosotros nos miramos y dijimos ´la mató´ en referencia a Nicolás”, rememoró.

La mujer lo calificó como “ladrón, tránsfuga, porque robó toda la vida, le robó a sus amigos, les robaba las llaves de la casa”.

Mencionó un incendio que sufrió la casa familiar en el Tortugas Country Club, del cual también culpó a Nicolás, y explicó la necesidad, según ella, que tiene el propio Pachelo de “volver al lugar del hecho para ver qué pasó, cómo quedó el lugar”.

«Es una necesidad que tiene para saber qué pasó, cómo quedó. Él tiene que saber, él es así, él vuelve al lugar del hecho cuando hace cagadas. Por eso le prohibí la entrada a Tortugas”, aseguró.

Hernán Coudeau, hijo de Barbará, recordó que cuando se enteró del crimen de María Marta García Belsunce en 2002 se preguntó “si podría haberla matado” el ahora acusado, de quien dijo que “no era una persona en quien confiar”.

“El día que me llamaron para contarme que habían matado a una señora Belsunce en Carmel se me paró el corazón, me quedé pensando: ¿No podría haberla matado Nicolás Pachelo?”, se preguntó el testigo.

Coudeau denunció ante el tribunal un altercado con el abogado Roberto Ribas, uno de los defensores de Pachelo, quien “se dirigió de una manera intimidante” hacia su madre previo a la reanudación del debate.

El hombre indicó que conoció a Nicolás desde que era un bebé, ya que la relación de su madre con Roberto Pachelo comenzó en ese entonces.

Coudeau sostuvo que para él, Roberto Pachelo “fue un segundo padre” para él y recordó que lo primero que pensó cuando se enteró de su muerte es que no creyó la versión del suicidio, sino que alguien lo había matado.

«Había muchos intereses en juego”, dijo Coudeau en relación a los negocios vinculados con una tosquera que poseía la familia en la zona de Pilar.

“Me incendiaron una casa y tengo la sospecha que fue él (por Nicolás Pachelo). Le di todas las posibilidades, yo no fui un sorete con él”, sostuvo al referirse a su hermanastro.

Coudeau recordó cuando un administrador de la tosquera, propiedad de la familia Pachelo, le confesó que había visto a Nicolás armado dentro del predio.