Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
lunes 16 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Policiales

Mató a golpes a la madre de su hija. Están separados desde hace años.

Pese las golpiza que había recibido la mujer nunca lo denunció. El femicida fue detenido.

Una costurera de 56 años fue hallada asesinada a golpes en su casa del barrio Jardín de La Plata.

Por el femicidio fue detenido su expareja, del que la víctima se había separado hacía varios años luego de sufrir reiterados episodios de violencia de género, aunque no lo había denunciado.

El hecho fue descubierto por Laura, la hija de ambos, cuando ingresó a la cocina de su madre.

Algunos vecinos escucharon una discusión a los gritos, golpes y luego vieron salir a un hombre que subió a un Peugeot 308 blanco y salió «arando el asfalto».

La mujer fue identificada como Patricia Alejandra Aybar. La autopsia determinó que la víctima fue asesinada con un objeto contundente, tras ser sometida a una brutal golpiza.

Desde la Municipalidad de La Plata precisaron que el Centro de Monitoreo aportó imágenes del vehículo Peugeot cuando alrededor de las 15.30 escapó de la zona y circuló por las calles 620 y 80, 117 y 80, 120 y 75, y las entregó a la Delegación Departamental de Investigaciones platense, que interviene en la pesquisa.

La hija de la víctima contó a los efectivos que su madre se había separado del sospechoso por los constantes episodios de violencia que sufría, pese a que la víctima no formalizó denuncias formales en ese sentido.

Personal de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Quilmes detuvo en ese partido del sur del conurbano al sospechoso, un hombre de 59 años apodado «El Puma».

Lograron rastrear al imputado mediante las antenas de su teléfono celular y gracias a la declaración de algunos testigos.

Uno de ellos fue un empleado de un local de Bonafide, ubicado en las calles Alsina entre Moreno y Lavalle, de Quilmes, quien contó a la policía que había visto al hombre y éste le preguntó por un hotel en la zona, reconociéndolo como la persona que era buscada por el crimen de Aybar.

Tras desplegar un operativo encubierto, personal policial logró detectar que «El Puma» se movilizaba en un automóvil Peugeot 308, similar al que se observaba en las cámaras de seguridad, procediendo a su interceptación en las calles La Rivera y 460, de Quilmes.

El hombre quedó detenido acusado de «homicidio agravado por el vínculo».