Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 7 de agosto, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Policiales

Mató al ladrón. Le disparó con una escopeta de caza. El delincuente con 2 cómplices también dispararon. 35 balazos.

La víctima del asalto herido de un balazo en un brazo. Los agresores se hicieron pasar por policías.

El dueño de una pequeña empresa de camiones mató de un escopetazo en el pecho a uno de los al menos 3 delincuentes armados que haciéndose pasar por policías quisieron asaltarlo en su casa de Villa Astolfi, partido de Pilar.


Los investigadores creen que, en principio, es un caso de legítima defensa, por lo que la fiscalía no adoptó temperamento con la víctima del asalto, que terminó herida con balazo en un brazo.


El matrimonio vive en una casa junto a la cual tienen un tinglado donde guardan una flota de tres o cuatro camiones de la empresa transportista que tienen.


El hombre salió de la casa para abrirle a uno de sus choferes y cuando ese camión partió y estaba cerrando el portón del tinglado, fue sorprendido por al menos tres hombres armados, con guantes y algunos de ellos encapuchados, que al grito de «alto policía» lo quisieron interceptar.


Se dio cuenta de que no eran policías y que lo iban a asaltar. Por eso escapó y se metió corriendo en la casa y llevó a su esposa a una habitación donde se encerraron.


Pero los delincuentes ingresaron a la vivienda, donde se produjo un enfrentamiento armado.


La víctima del asalto agarró una vieja escopeta de caza que pertenecía a la familia y que guardaba en un placard.


Los ladrones entraron tirando a la casa y el hombre, cuando le abrieron la puerta del cuarto, recibió con un escopetazo en el pecho a uno de los asaltantes.


Los cómplices huyeron de la casa continuando con los disparos, uno de los cuales alcanzó a herir en un brazo al dueño de los camiones.
Se marcaron en la escena un total de 35 evidencias balísticas, entre impactos de bala y vainas calibres 9 milímetros y .40.