Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 3 de agosto, 2021
Policiales

Mató el padre a martillazos. Se suicidó estrellando su auto contra una camioneta estacionada.

Hipótesis de que el hijo era adicto a las drogas.

Juan Ignacio Schuttenberg(37) vivía solo con su padre Juan Mauricio(71) en una casa del barrio Caisamar, en Mar del Plata, y tenía problemas de adicciones de drogas.

Juan Ignacio Schuttenberg se dirigió a uno de los cuartos de la vivienda y tomó un martillo. En medio de un rapto de violencia que no supo de frenos, comenzó a golpearlo en la cabeza hasta dejarlo inconsciente.

Schuttenberg hijo, con su ropa ensangrentada, se subió al automóvil Volkswagen Gol de color gris y escapó.

Llegó a la costa y tomó por el Acceso Norte en dirección al Parque Camet. La velocidad que alcanzó con su automóvil fue tal que debe haber visto en esa camioneta Ford Ranger estacionada junto al cordón de la vereda.

El impacto fue tal que la camioneta de gran porte, cuyo propietario había bajado a comprar carnada para luego ir a pescar, quedó sobre el medio de la calzada.

Los primeros en llegar desconocían el trasfondo de aquel accidente y se dedicaron a socorrer a Schuttenberg.

Los hierros retorcidos del Gol impedían su extracción por eso cuando personal policial de la comisaría Séptima llegó para hacerse cargo de la situación y a la espera de Bomberos surgió lo inesperado.

“Mate a mi viejo, me quise suicidar”, fue lo que dijo, palabras más palabras menos.

Los policías le pidieron la dirección de la casa en donde estaba su padre muerto y enviaron a una comisión hasta la casa americana de Andrade al 1900.

Una vez en el interior constataron el cuadro aunque su padre no estaba muerto.

En un operativo de emergencia se realizó el traslado de ambos hasta el Hospital Interzonal y los médicos de guardia que los atendieron los derivaron de inmediato al shock room.

Allí se estableció que las probabilidades de sobrevida de ambos eran mínimas a raíz de las graves lesiones, el hombre mayor en su cráneo y el menor en el tórax y otras partes del cuerpo.

Ambos murieron. Se cree que trató de un caso de homicidio y suicidio.