Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
jueves 1 de octubre, 2020
Policiales

MOTOCHORRO VIOLENTO. El pelo de su víctima se enredó en la rueda trasera y la arrastró 30 metros. Video.

Le pegó puntapies en la cabeza.

Celia Chaparro, de 46 años, regresaba a su casa de hacer las compras cuando fue arrastrada unos 30 metros por el asfalto cuando su cabello quedó enganchado en los rayos de la moto que conducía un delincuente que la asaltó en Loma Hermosa, partido de Tres de Febrero.

Todo quedó registrado en la una cámara de seguridad. Hay un detenido.

Un joven identificado como Gonzalo Federico «Pochi» Sandoval, de 23 años, fue detenido como sospechoso del hecho cuando se hallaba escondido en la casa de uno de sus hermanos.

Todo ocurrió en la calle Primera Junta y Madrid cuando Chaparro caminaba de regreso a su domicilio, ubicado a unas siete cuadras, luego de realizar unas compras en un supermercado.

Fue interceptada por un joven a bordo de un ciclomotor Zanella que la tiró al piso para intentar robarle una cartera que llevaba colgada.

«Me pidió que le diera todo, no sé si me empuja o me caí. Tenía mi carterita de mano en un brazo y la bolsa en la otra. Se ve que cuando aceleró y giró me agarró el pelo», relató Celia a Canal 13.

La víctima contó que el delincuente le dio «patadas en la cabeza» porque según supone, la querría soltar, aunque explicó que su cabello estaba tan enredado en la rueda trasera de la motocicleta que «no había forma».

Celia gritó, cual vecina activó la alarma vecinal y un hombre que vive en la cuadra salió a auxiliarla y a enfrentar a golpes al asaltante, que no tuvo otra opción que abandonarla moto y escapar corriendo.

«Por suerte salieron a ayudarme. Lo que pensaba en ese momento es que no tenía un arma porque si no, me mataba. Él estaba enloquecido y se quería ir», afirmó la víctima.

El pelo estaba tan enredado en la rueda de la moto que no hubo otra alternativa que cortarlo para poder desengancharse.

«En ese momento pensaba en el pelo, cuando vi las tijeras lloraba para que no me corten el pelo», recordó, aunque la vecina que se lo cortó.

Tras el hecho, la mujer fue trasladada al Hospital Bocalandro de Tres de Febrero, donde fue asistida por los golpes y raspones que sufrió.

El asaltante logró robar el celular.