Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 28 de septiembre, 2021
Policiales

Murieron ahogados. Pibe de 7 años y su padrastro fueron a pescar a una tosquera.

Todo indica que sufrieron un accidente.

Los cuerpos de un menor de 7 años y su padrastro, quienes habían ido a pescar y eran intensamente buscados hace tres días, fueron encontrados por buzos tácticos en el fondo de una tosquera, en el partido bonaerense de Merlo.

Las víctimas, identificadas como Owen Tahiel Muzzupappa y David Alejando Cid, de 34 años, estaban en la laguna artificial de la intersección de Claudio Debussy y Vega, de la localidad de Pontevedra.

La búsqueda se extendió por más de 18 horas, hasta que encontraron al nene sin vida en el fondo de la laguna. Poco después, los médicos determinaron que no presentaba signos de violencia y aseguraron que es muy probable que haya muerto por ahogamiento. Sin embargo, la pericia final la tendrá la autopsia del caso.

Poco después, hallaron el cadáver de Cid ahogado, cerca del lugar donde se encontró a Owen. Horas antes, los efectivos de la policía habían realizado un rastrillaje en el que dieron con el barbijo del menor y el DNI de su padrastro.

Además, en el operativo participaron efectivos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, bomberos y también la Caballería.

Ángela Mariela Muzzopappa, madre del niño, aseguró que era común que su hijo y su pareja compartieran ese tipo de paseos y dejó en claro no haber tenido ninguna discusión o algún problema con Cid. De esta manera, todo indicaría que se trató de un trágico accidente.

Desde el momento de la desaparición de ambos, la búsqueda se viralizó en las redes sociales. Ángela declaró haber mantenido una comunicación fluida por mensaje con David hasta que la misma se cortó abruptamente.

La causa es investigada por el fiscal Mario Ferrario, titular de la UFI Nº3 de Morón, que a pesar de que no descarta ninguna hipótesis, no tiene elementos para sospechar de un presunto crimen.

SEGUIR LEYENDO.