Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 17 de septiembre, 2021
Policiales

Murió por un balazo a la altura de la cintura. Fue atacado por 3 sujetos.

No le robaron nada. Con lo registrado por cámaras w seguridad identificaron al criminal. Detenido cuando salió de la casa de su pareja.

Un repartidor de pollos de 45 años fue asesinado de un balazo en la cintura en González Catán, partido de La Matanza, cuando entregaba mercadería en comercios de la zona.

Al llegar la policía se entrevistó con el dueño de una carnicería, quien contó que momentos antes observó a un hombre de contextura robusta que se encontraba herido de bala.

La victima llegó al comercio a bordo de su auto, pidió auxilio golpeando la persiana y, antes de perder el conocimiento, dijo que había sido atacado por tres sujetos que caminaban por la vía pública.

La víctima fue trasladada por un auto particular hacia el Hospital Simplemente Evita, donde ingresó con una herida de arma de fuego a la altura de la cintura y finalmente falleció como consecuencia de la gravedad de la lesión.

Armando Alegre (45), quien trabajaba como repartidor de pollos. Los efectivos del Grupo Táctico Operativo (GTO) de dicha jurisdicción realizaron tareas de campo y, a partir del relevamiento de las cámaras de seguridad, lograron identificar a los sospechosos.

Los detectives de la DDI La Matanza lograron determinar que el sindicado autor material del crimen se refugiaba en la casa de su pareja, ubicada también en González Catán, por lo que aguardaron a que saliera del domicilio y lo aprehendiero.

El sospechoso de 29 años quedó a disposición del fiscal Gastón Duplaa, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios del Departamento Judicial de La Matanza.

A su vez, los investigadores trabajaban para establecer la motivación del ataque, los delincuentes no sustrajeron las pertenencias de la víctima.