Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 22 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Policiales

Narcos. Utilizan 1500 pistas clandestinas.

En 2016, la Fuerza Aérea detectó «unos 400 vuelos no autorizados que no pudieron ser interceptados por falta de aviones adecuados«, le informó la ministra Patricia Bullrich, a la Comisión de Seguridad Interior y Narcotráfico de la Cámara Alta. Para la funcionaria, esa es apenas una muestra de la narcoactividad que se desarrolla en nuestro espacio aéreo, revela la nota publicada por el periodista Andrés Klipphan para Infobae.

Un relevamiento realizado por la Fuerza Aérea afirma que solo en Chaco hay 141 pistas clandestinas. Por ejemplo en la «adyacencias de la estación ferroviaria San Hilario», «en Concepción de Bermejo», «en Cruce Colonia Pampa Alegría entre la Ruta Nacional 95 y camino vecinal» o en «una estancia».

Por su parte, Claudio Izaguirre, titular de la ONG Asociación Antidrogas de la República Argentina denunció que a lo largo y ancho del país, pero sobre todo en provincias como Buenos Aires, La Pampa, Chaco, Corrientes y Santa Fe, «hay unas 1500 pistas clandestinas en actividad, usadas por las mafias narcos y no se hace nada para clausurarlas».

«El aire argentino es gobernado por el narcotráfico internacional», sostiene y asegura que, a pesar de la existencias de radares 3D móviles construidos en Bariloche, los narcopilotos conocen las horas, los días y las ubicaciones de los aparatos, y que con estos datos, simplemente los evitan.

La maniobra de trasvasado de combustible durante el vuelo es peligrosa, pero efectiva. De esa manera la mafia de los narcoaviones consigue ingresar al país su millonaria carga sin tocar tierra. Mediante el empleo de GPS, arrojan las sacas con marihuana o cocaína, en los descampados. Los bultos se esconden en camionetas o camiones, que ya están apostados en el lugar y el éxito final estará asegurado si cada uno cumple con su parte. La más importante: el soborno a las fuerzas de seguridad para que hagan la vista gorda cuando el convoy pase por los retenes.

 

EN ESTA NOTA: Narcoaviones narcos