Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 1 de diciembre, 2020
Policiales

Obsesión criminal. Mató a su ex profesora. La acosaba en todo momento.

Acorralado por los vecinos se clavó el cuchillo en el tórax y murió.

Un hombre asesinó a puñaladas a una mujer en pleno centro de la capital tucumana y se suicidó ante un grupo de vecinos que le impidió escapar del lugar.

La víctima, Paola Estefanía Tacacho, era profesora de inglés y el asesino, Mauricio Parada Parejas, había sido su alumno.

Los allegados a la docente aseguran que él estaba “obsesionado” con ella y que la acosaba hace años.

La víctima fue atacada por detrás y con un cuchillo en distintas partes del cuerpo.

Después, la soltó e intentó escapar. Pero un grupo de vecinos que vio lo que ocurrió lo rodeó e impidió que se fuera del lugar.

El hombre tomó el cuchillo, se lo clavó en el pecho y murió casi en el acto.

Ella era oriunda de Salta y, en 2015, había sido docente de Parada Parejas en un centro de estudios terciarios de Tucumán.

Desde entonces, el asesino la acosaba y la amenazaba de muerte.

La mujer realizó distintas denuncias a la Justicia tucumana e incluso su familia hizo lo mismo en Salta, “pero no recibió respuestas».

«Solo tenía una restricción de acercamiento que no impidió que el acosador cumpliera su cometido”, afirmó el documento de Ni Una Menos.

Varios exalumnos y colegas de la mujer expresaron su enojo y revelaron datos de la historia a través de las redes sociales.

“Paola fue mi profesora de inglés y Mauricio mi compañero. Desde el 2006 que la acosaba sistemáticamente, todo comenzó por una ‘mala nota’ y nunca paró. Nunca tuvo el apoyo del instituto ni de la Justicia», aseguró una estudiante.

“El enfermo que la mató era mi compañero. Un día se enojo con otra profe porque no le puso 10 sino 8.50 y desde ahí empezó todo, hasta que dejó la carrera. Con mis amigas vimos todo: el tipo la esperaba fuera del colegio y la seguía, le tocaba el timbre, se creaba cuentas de Facebook falsas para mandarle mensajes, le decía de todo”, escribió otro.