Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 18 de enero, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Policiales

Pibe de 19 años muerto atropellado. La familia desmiente crisis nerviosa y señala que fue un incidente vial.

Responsabilizan al conductor del vehículo. Niegan que la pirotecnia fue la causante del accidente.

Gonzalo Nehuén Sánchez, un joven de 19 años con síndrome de Asperger de la ciudad de Mendoza, murió atropellado por un auto durante los festejos de Navidad.

Los medios locales habían informado que el adolescente había sufrido una crisis nerviosa, producto de los fuegos artificiales, sin embargo sus familiares descartaron esa versión y aseguraron que se trató de un incidente vial.

Según testigos, alrededor de las diez de la noche, Sánchez caminaba por el cruce de las calles Olascoaga y Laprida cuando fue embestido por el conductor de un Citroen C4.

El joven fue atendido por una ambulancia del Servicio Coordinado de Emergencias y fue trasladado al Hospital Central.

Luego de estar internado en estado crítico, el adolescente falleció en terapia intensiva.

Las crónicas locales informaron que Sánchez se alteró por los ruidos de los fuegos artificiales, versión que fue desmentida por su tía.

«Los diarios dicen que sufrió una crisis, que se asustó por los fuegos artificiales, pero no es verdad. No fue así», escribió Jimena Paris en Facebook.

Apuntó contra el conductor del Citroen C4:  «Tuvo que haber pasado muy rápido el señor que pasó en un auto y lo atropello, porque sino es inexplicable no haber visto a un joven alto con movimientos saltarines y lentos pasar por el medio de la calle».

«El estruendo del impacto fue tan grande que mi hermana mayor, su mamá, pensó que habían chocado dos autos», completó la familiar de Gonzalo Sánchez. La investigación recayó en la Oficina Fiscal N°2, que caratuló la causa como “Homicidio Culposo”.