Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
lunes 23 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Policiales

Preso por dos homicidios. Imputado como jefe de una banda narco ligada a «Los Monos.

Lo acusan de liderar desde la cárcel venta de droga al menudeo, asesinatos, balaceras, extorsiones y amenazas.

Un joven de Rosario que cumple condena por 2 homicidios fue imputado como jefe de una presunta asociación ilícita que lideró desde la cárcel, a la que se le atribuye la venta de droga al menudeo, asesinatos, balaceras, extorsiones y amenazas, como posible eslabón de una cadena que termina en el jefe de la banda «Los Monos», Ariel «Guille» Cantero.

Pablo Nicolás Camino fue acusado por el fiscal Pablo Socca de ser junto a su hermano Jonatan -también en prisión-, jefe de una banda que en 2020 «copó» el barrio Godoy de Rosario mediante el uso de la violencia, con el fin de lograr el control territorial para el comercio de estupefacientes.

Según la investigación, la venta de drogas en esa zona estaba controlada por Esteban Alvarado, otro jefe narco que el lunes próximo irá a juicio, a través de un hombre llamado Nicolás «Fino» Ocampo, asesinado a tiros en abril del año pasado.

Por la misma investigación se procesó en noviembre pasado a «Guille» Cantero, a Camino y a otro hombre llamado Leonardo «Pollo» Vinardi (también preso) como organizadores del tráfico de estupefacientes.

Cantero fue imputado con prisión preventiva en octubre pasado, luego de 80 allanamientos conjuntos de la Justicia ordinaria santafesina y del fuero federal, al ser considerado parte de una trama de narcocriminalidad y violencia.

El fiscal Socca lo acusó ahora como jefe de una asociación ilícita que «procuró ocupar y dominar sectores y barrios de la ciudad de Rosario, principalmente Barrio Godoy, Villanueva y Bajo Cullen­, y excluir de allí a bandas antagónicas con el fin de obtener beneficios económicos producto de diversas actividades ilícitas».

Según el fiscal, para llevar a cabo ese objetivo, «los integrantes de la asociación cometieron diversos delitos», entre los que enumeró «homicidios, lesiones, robos, encubrimientos, amenazas, extorsiones, usurpaciones, abuso de armas, portación y tenencia ilegal de armas de fuego y venta ilegal de estupefacientes».

El juez Florentino Malaponte dictó la prisión preventiva por dos años para Camino y Mansilla, y dispuso la prisión domiciliaria de Cantero y Saucedo.