Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 22 de junio, 2021
Policiales

Publicó una foto con la novia de otro preso. Los compañeros de pabellón se la tenían jurada.

Con otro delincuente asaltaron a una familia. Los mataron a golpes y hachazos.

2 delincuentes que fueron asesinados el domingo último durante un intento de robo en una casa de las afueras de La Plata tenían antecedentes penales.

Uno de ellos conocido como «El Pastor» estaba en calidad de prófugo de la Justicia porque no había regresado a la cárcel tras una salida transitoria, y se había hecho conocido debido a que se sacó una «selfie» con la novia de otro preso y sus compañeros de pabellón habían jurado venganza.

Claudio Guerrero (38), alias «El Pastor», quien había gozado de una salida transitoria de la cárcel de Florencio Varela a la que debía regresar el pasado 2 de abril, pero nunca más se supo de él hasta que fue reconocido por un familiar en la morgue.

«El Pastor» Guerrero era un preso conocido en el ámbito penitenciario ya que había purgado dos estadías por delitos de robos calificados, y pasó por al menos 6 penales bonaerenses.

En Florencio Varela estaba alojado en el pabellón de los evangelistas y era conocido por ser el «Pastor».

Tras ser declarado prófugo de la Justicia en abril y mientras era buscado por personal policial, se conoció públicamente que Guerrero había puesto en su estado de WhatsApp una foto con la novia de uno de sus compañeros del penal de Florencio Varela, lo que provocó la reacción de los detenidos que habían jurado vengarse.

Guerrero fue reconocido por una de sus hermanas en la Morgue de La Plata como uno de los delincuentes que el domingo por la noche intentó asaltar a una familia en una casa ubicada a la altura del kilómetro 63,300 de la ruta 2, en la localidad de Ángel Etcheverry, en la periferia platense.

Guerrero, y su cómplice, identificado como Matías Hernán Barrionuevo (35) que había salido hacía unos meses de la cárcel de Varela por una condena de robo y lesiones, fueron asesinados a hachazos y golpes por el dueño de la vivienda y su hijo.