Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
jueves 1 de octubre, 2020
Policiales

SE QUITÓ LA VIDA. Presa durante 11 años por un crimen que no cometió.

Hacia 8 meses que había recuperado la libertad.

Cristina Vázquez, de 38 años, que estuvo presa durante 11 años como acusada de un crimen del que fue absuelta por la Corte Suprema de Justicia en diciembre pasado fue encontrada muert en su casa de Posadas.

Los investigadores creen que se trató de un suicidio.

Su cuerpo fue descubierto en el sector de ingreso a su casa por su hermana.

Ella fue quien dio aviso a las autoridades que desde hace días, no contestaba los mensajes ni atendía a su puerta, lo que despertó la preocupación en sus familiares.

Los indicios apuntan a un suicidio como principal hipótesis, ya que según sus familiares la mujer atravesaba un profundo cuadro depresivo.

Vázquez y Cecilia Rojas (37) -la otra mujer condenada por el crimen de Ersélida Dávalos de Insaurralde (79)- fueron beneficiadas en diciembre del año pasado por el fallo del máximo tribunal, luego de que durante años sostuvieran que eran inocentes.

El caso comenzó el 27 de julio de 2001, cuando la jubilada del Poder Judicial de Misiones fue asesinada a golpes en la cabeza, presuntamente con un martillo, en su casa de Posadas.

La mucama la encontró al día siguiente en el lavadero y se determinó que de la vivienda habían robado dinero y joyas.

En 2002 fueron presas ambas mujeres, luego liberadas y detenidas otra vez en 2008; finalmente en 2010 recibieron prisión perpetua por «homicidio calificado criminis causa».

El fallo fue confirmado por el Superior Tribunal de Justicia de Misiones, pero fue apelado a la Corte Suprema, que en 2016 ordenó revisarlo integralmente, lo cual no se hizo y por eso volvió al máximo tribunal.

La defensa siempre planteó serias irregularidades: al momento del crimen, Vázquez estaba a ocho kilómetros de donde mataron a Dávalos de Insaurralde y ninguna prueba científica ni testimonial directa pudo comprobar su participación en el delito.