Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 25 de septiembre, 2020
Policiales

TENÍAN PRISIÓN DOMICILIARIA. Los detuvieron tras robar una casa.

Rompieron a mazozos una puerta en Ituzaingó,

Dos de los tres detenidos por asaltar una casa de Ituzaingó, a la que ingresaron tras romper la puerta a mazazos y amenazaron con armas a una familia para robarle dinero, habían sido beneficiados con prisiones domiciliarias por el coronavirus.

Eduardo José Magri , de 34 años, quien tenía prisión domiciliaria otorgada por la jueza de Ejecución Penal de Quilmes, Julia Márquez.

José Rodríguez Baringa, de 36 años, acababa de salir de la Unidad Carcelaria de Magdalena.

Márquez aseguró a la prensa que le concedió ese beneficio a Magri porque padecía tuberculosis y formaba parte del grupo de riesgo por posible contagio de Covid-19.

Admitió que no solicitó que le pusieran una tobillera electrónica porque pensó que «no era necesario».

Magri tenía antecedentes penales por tentativa de robo del mes de abril de 2013, robo en tentativa en septiembre de 2011 y, por último, un robo simple de marzo de 2014.

Estaba en la Unidad Carcelaria de Azul y el 20 de abril recibió el beneficio.

«Parecía lógico mandarlo a la casa porque era un paciente de riesgo y faltaba muy poco para el vencimiento de la pena. Ya estaba próximo a otros beneficios, no era una persona peligrosa, estaba enferma, hasta el médico estaba preocupado por su salud», dijo la jueza.

Rodríguez Baringa tenía antecedentes por robo agravado por el uso de arma de fuego, tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil condicional.

Baringa había sido beneficiado con prisión domiciliaria el 8 de abril, tras estar alojado en la Unidad Carcelaria 28 de Magdalena.

El tercer detenido fue identificado como Luis Alberto Busto, 37 años, quien también tenía antecedentes por robo calificado por el uso de arma de octubre del 2011, robo agravado por el uso de arma en grado de tentativa y portación de arma de fuego de uso civil y abuso de arma de fuego de uso civil.

Los tres detenidos ante el fiscal Patricio Ventrichelli. Rodríguez Baringa y Busto se negaron a declarar, mientras que Magri dijo que había sido «obligado» por los otros para ir a robar.