Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 11 de abril, 2021
Política

María Eugenia Vidal. «Cuando la gente te vota, algún crédito tenés y cuando no, algo que tenías que hacer y no hiciste tenés que corregir».

«Con la grieta podemos volver a ganar pero no vamos a poder transformar el país».

La ex gobernadora María Eugenia Vidal dio un discurso ante la Fundación Mediterránea, en Córdoba, planteó una autocrítica hacia el interior de Juntos por el Cambio.

“Con la grieta podemos volver a ganar pero no vamos a poder transformar el país”, sostuvo.

“Lo que se pone en juego no sólo son diputados, senadores, bancas en la Legislatura, en Concejos Deliberantes y dos gobernadores. En realidad, es mucho más: es esta capacidad de ser un freno al abuso de autoridad y al no equilibrio de poderes, a la desvirtuación de la República, pero también es una oportunidad de construir una alternativa de gobierno”, dijo.

La gobernadora dijo Juntos por el Cambio, que es “la única fuerza de la oposición que puede ser alternativa de gobierno”.

“Esto significó que se pudiera frenar la reforma judicial, a la Procuración General, Vicentín, que se acordara no incluir un solo juez de la Corte Suprema como parte de una ampliación, sin importante que fuera de nuestro espacio político”, consideró.

“Es la primera vez que la oposición, ante un gobierno peronista, no se fractura y permanece en unidad”, dijo.

Resaltó que Juntos por el Cambio “no es un movimiento con vocación parlamentaria, queremos transformar la Argentina y volver a gobernar, ganar estas elecciones y las siguientes, para forjar un proyecto de largo plazo”.

“Que el frente opositor esté sólido, unido y que ocupe espacios, implica un freno a embestidas institucionales. En los dos años que vienen pretendemos seguir sosteniendo la unidad. Parece fácil, pero no lo es. Compartimos los mismos valores, pero la unidad no es uniformidad, porque representamos liderazgos distintos. No es lo mismo Mario Negri, que Alfredo Cornejo, Martín Lousteau, Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, Mauricio Macri o Graciela Ocaña. Más allá de eso tenemos en claro en qué cancha jugamos y cuáles son nuestros valores”, afirmó.

“Los logros de nuestro Gobierno no convencieron. Esos cuatro años no fueron suficientes para garantizar el bienestar que nos estaban pidiendo. No creo que la gente se equivoque cuando vota”, aseguró.

“La sociedad ordena, frente a la mezquindad y el egoísmo. Cuando la gente te vota, algún crédito tenés y cuando no, algo que tenías que hacer y no hiciste tenés que corregir. Yo confío profundamente en la elección de la gente”, señaló.

La ex gobernadora reconoció que hubo en estos meses “bastante autocrítica” hacia adentro de la coalición opositora, pero aclaró que “más importante es hablar de aprendizaje. Hemos sido un espacio que ha tenido bastante debate el último año y desde mi lugar yo lo he impulsado para que ese debate se dé, pero eso no va a resolver problemas, sino que le digamos a la sociedad que aprendimos y que empecemos de vuelta”.

«Los desafíos que vemos hacia adelante es ampliar la base electoral que dejó las elecciones últimas. El 41% es muy importante, pero no alcanza para gobernar y sin gobernar no se puede transformar. Hay que construir ese 50 por ciento para transformar. Se requiere consenso, diálogo, largo plazo, con la humildad de saberse parte del proceso y no del resultado. Esto nos va a llevar décadas, el camino es difícil, pero no imposible, la provincia me convenció de eso. Eso es lo que voy a defender en los próximos años, es el lugar que quiero ocupar, puede traer votos o no, pero estoy convencida”, sostuvo.

“Hay que ampliar el gobierno si logramos la elección de 2023. Así como con el 40 no alcanza y necesitamos más del 50 por ciento, para gobernar se necesita a dos tercios de los argentinos convencidos, por lo menos, de las transformaciones que hacen falta. Ningún espacio político va a poder hacer estas transformaciones, sino es sumando a la otra fuerza, o a una parte de esa fuerza”, continuó.

«Las agendas de consensos, son muy disímiles. Deben ser austeras pero sostenibles y, para mí, se resumen en dejar de discutir (Juan Baustista) Alberdi por un tiempo. Por 10 o 20 años no discutir ni la Constitución, la Corte o el Poder Judicial. No creo que tengamos el mejor Poder Judicial, es un sistema imperfecto, como otros sistemas, pero dejemos de discutir por un tiempo el mapa institucional de la Argentina”, dijo.