Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
lunes 23 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Política

Tren Sarmiento. Corrupción sin hacer obra.

Sin que avance ni un sólo centímetro, durante el kirchnerismo, el Estado gastó $ 865 millones en el soterramiento del tren Sarmiento. Entre 2008 y 2015 sólo se consiguió emplazar la tuneladora en la terminal de Haedo. Pero la máquina no se movió, según la nota publicada por la periodista Maia Jastreblansky, en el diario La Nación.

El soterramiento del Sarmiento es la única obra que Odebrecht tiene vigente con el Estado. Desde que en octubre Mauricio Macri ordenó, por decreto, destinar un presupuesto público de US$ 3000 millones para reactivar los trabajos, Cambiemos hizo pagos a la gigante brasileña y a sus socios por $ 1086 millones.

Así, el proyecto suma hoy casi $ 2000 millones, según informaron fuentes del Ministerio de Transporte a La Nación

De ese modo, las erogaciones por el proyecto hoy suman casi $ 2000 millones, según informaron fuentes del Ministerio de Transporte ante una consulta de LA NACION.

Según la publicación, la multinacional brasileña recauda el 30% de los pagos que recibe del Estado, según datos de la Inspección General de Justicia (IGJ). El resto del contrato se reparte con los otros socios de la Unión Transitoria de Empresas (UTE): la italiana Ghella tiene el 34% del contrato; Sacde (ex Iecsa), el 26%, y la española Comsa, el 10%.

Mauricio Macri espera que los italianos le compren a Odebrecht su parte en la UTE. Así, el Gobierno evitaría el costo político de seguir girándole fondos millonarios a una firma que se declaró corrupta. Los brasileños, sin embargo, se resisten a perder el mercado argentino y el flujo de dinero de la obra en curso.

Fuentes del Ministerio de Transporte señalaron que la gestión de Cristina Kirchner desembolsó, entre 2008 y 2015, $ 865 millones en la obra del Sarmiento. Detallaron que los pagos se hicieron a través de títulos de deuda del Banco Nación garantizados por los fondos de un fideicomiso de la Anses.

«En esos años sólo se llegaron a hacer los estudios de suelo, se construyó una trinchera en la terminal de Haedo y se colocó la tuneladora. Pero la máquina no se movió por los problemas con el financiamiento», señalaron fuentes del proyecto.

 

En 2008 Cristina Kirchner suscribió el contrato con el pool de empresas ganadoras y anunció el inicio de la obra. La ex presidenta firmó un decreto en el que consideró que «las turbulencias financieras internacionales» hacían inconveniente el crédito privado, por lo que se ordenaban «las adecuaciones presupuestarias y de crédito público necesarias» para atender el pago de la obra «con fondos de financiamiento externo y/o del Tesoro nacional». Los brasileños ofrecieron fondos del Bndes y se concentraron en álgidas negociaciones entre Odebrecht y el gobierno kirchnerista.

En 2012 se concretó el único avance que se registró durante la gestión anterior: se ensambló la tuneladora Argentina a 25 metros de profundidad en la cabecera de Haedo.

En octubre de 2016, Macri reactivó la obra con un decreto en el que dispuso un nuevo presupuesto público de US$ 3000 millones para el soterramiento. Desde el Ministerio de Transporte indicaron que los pagos estuvieron ligados a la puesta a punto de la máquina y a la fabricación de más de 4000 dovelas, es decir, las piezas de hormigón que conforman el túnel.

También se pagaron los certificados de obra por los 800 metros de túnel construidos hasta el momento. Esta distancia es apenas el 3% del total.