Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 29 de noviembre, 2020
Política

Trump y Biden. Reñida elección en los Estados Unidos.

EL Senado tendría mayoría republicana.

El presidente de Estados Unidos y candidato a la reelección, Donald Trump, y su rival, el exvicepresidente Joe Bien, pelean estado a estado para ganar.

El mapa electoral es aún parcial y no permite pronosticar quién triunfará.

Ambos tienen cifras muy lejanas de los 270 que necesitan para ganar la Presidencia en el Colegio Electoral.

Por ahora, ninguno de los estados considerados clave para llegar a la Casa Blanca tenía un ganador claro.

Varios de estos estados clave ya habían cerrado las mesas y comenzado el escrutinio -como Florida, Georgia y Pensilvania- pero el escrutinio avanzaba muy parejo y los canales de televisión no se atrevían a proyectar un ganador.

La sorpresa fue el estado tradicionalmente republicano Texas. Con el 64% escrutado, Biden y Trump mantenían un empate técnico.

Debido a la pandemia, la votación anticipada se convirtió en un elemento central de esta elección, no solo en Texas.

Los votantes que sufragaron en persona se sumaron a 102 millones de estadounidenses que votaron por anticipado en las últimas semanas.

Un número récord que representa el 73% de la participación total de las elecciones presidenciales de 2016 y que refleja los temores al coronavirus.

Biden, de 77 años, llegó a las elecciones en mejor posición que Trump.

Poco antes de conocerse los primeros resultados, una encuesta nacional de boca de urna reveló que la economía fue la principal preocupación de los votantes, seguida por la desigualdad racial y el brote nacional de coronavirus.

Trump, acosado por su manejo del coronavirus en el país más afectado por la pandemia, con más de 232 mil muertos por el virus. Su esposa votó sin usar barbijo.

La cantidad récord de votos por anticipado podría hacer que por primera vez en 20 años los estadounidenses se vayan a dormir sin saber quién gobernará el país.