Santo en la Web y en la Red

16 de abril, 2024

El marido le pegó con un hierro en la cabeza. Antes comieron un asado y tomaron vino.

Ella misma llamó al 911.

Una mujer fue golpeada por su marido luego de que a él le agarrara un “ataque de celos”.

A pesar de las heridas logró comunicarse con el 911 y solicitó asistencia de inmediato.

La policía se dirigió hasta el domicilio en donde entrevistaron al hombre, quien tenía manchas de sangre en su ropa. 

El sospechoso le dijo a la Policía que su esposa había tenido un accidente doméstico.


Como el portón de la vivienda se encontraba semiabierto, los agentes alcanzaron ver que la mujer se encontraba tirada en el piso.

Luego de ingresar, le tomaron el pulso, le realizaron algunas preguntas y alcanzó a decir que su marido la había golpeado con sus manos.

Debido a la cantidad de sangre que había en la escena y tras una serie de requisas, los policías establecieron que había sido golpeada con un hierro.

Se solicitó una ambulancia  que trasladó a la mujer de urgencia al Hospital  donde quedó internada en una sala común.

Allí le diagnosticaron “politraumatismos por golpiza y herida cortante en el cuero cabelludo”.

Los médicos informaron que a pesar de sus heridas se encuentra fuera de peligro.

La víctima brindó su testimonio y contó que horas antes del ataque comió un asado con su pareja y que además habían tomado vino.

Agregó que ambos se dirigieron a dormir la siesta pero que, al despertar, el hombre inició una discusión por celos, tomó un hierro que tenía al lado de la cama y comenzó a golpearla en la cabeza.

Pasó en  la localidad mendocina de Guaymallén, provincia de Mendoza. 

Seguir leyendo