Santo en la Web y en la Red

22 de julio, 2024

Geriátrico clausurado. Bañaban a los adultos mayores con agua fría y no les daban de comer.

Vivían hacinados.

Un geriátrico clandestino torturaba a los adultos mayores que vivían ahí.

Tras el allanamiento, se descubrió que vivían hacinados y no les daban de comer.

El lugar había sido clausurado el año pasado por el ministerio bonaerense, pero de igual manera seguía funcionando. En el domicilio había solo dos mujeres a cargo de 25 adultos mayores.

Los residentes vivían en condiciones de extrema vulnerabilidad, con falta de aseo personal y sin comida. Cuando los bañaban, inclusive, lo hacían con agua fría.


Se estableció que las víctimas no podían defenderse porque presentaban problemas cognitivos o de movilidad. Luego de los allanamientos, los investigadores los trasladaron a residencias geriátricas del PAMI.

Sumadas a las torturas a las que eran expuestas los jubilados, los efectivos identificaron que el lugar se encontraba en muy malas condiciones edilicias, así como también descubrieron que no contaba con las medidas mínimas de seguridad de higiene correspondientes para el servicio que decían brindar.

Fue clausuraso.

Pasó en Ezpeleta, partido de Quilmes.

Seguir leyendo