Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 30 de septiembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Nota central

Carlos III fue proclamado oficialmente como el nuevo rey del Reino Unido.

Así lo hizo un cuerpo ceremonial conocido como el Consejo de Adhesión.

Carlos III, de 73 años, fue proclamado oficialmente como rey del Reino Unido.

Fue en una ceremonia llena de simbolismos en el Palacio de Saint James en el centro Londres.

El heredero de la corona británica se convirtió en soberano el jueves en el momento en que murió su madre de 96 años, pero fue proclamado oficialmente por un cuerpo ceremonial conocido como el Consejo de Adhesión.

Durante la ceremonia, por primera vez televisada, las banderas volvieron a ondear en lo alto.

Estarán así hasta el domingo, cuando pasarán nuevamente a posar a media asta en señal de duelo por la muerte de Isabel II.

Fue decisión del nuevo rey permitir cámaras de televisión en el Consejo de Adhesión para que el acto sea público y se vean todos los procedimientos.

«El príncipe Carlos Felipe Arturo Jorge se convierte ahora, por la muerte de nuestra señora soberana de feliz memoria, en nuestro rey Carlos III… ¡Dios salve al rey!», proclamó el consejo antes de que el propio monarca fuese llamado a la sala.

«El reinado de mi madre fue inigualable por su duración, dedicación y devoción. Soy profundamente consciente de esta gran herencia y de los deberes y pesadas responsabilidades de la soberanía, que ahora se me transmite», juró el nuevo rey.

«Sé cuán profundamente usted, la nación entera y creo que podría decir que el mundo entero, simpatiza conmigo por la pérdida irreparable que todos hemos sufrido», dijo.

Carlos III también aprobó una orden para que el día del funeral de su madre sea feriado, aunque no se sabe aún la fecha exacta.

Se cree que podría celebrarse el lunes 19 de septiembre, al final de los 10 días del luto, según la cadena BBC.

Reiteró que renunciaría a sus ingresos a cambio de obtener la subvención soberana.

Al consejo asistieron miembros del Consejo Privado compuesto por un grupo de políticos de alto nivel que asesoran formalmente al monarca, el alcalde de Londres, Sadiq Khan y jueces y funcionarios de alto rango.

En la reunión, la presidente del Consejo Privado, la diputada Penny Mordaunt, anunció la muerte de la monarca británica y leyó una proclamación en voz alta que tradicionalmente incluye una serie de oraciones y promesas, encomiando al monarca anterior y prometiendo apoyo al nuevo.

La histórica ceremonia reunió a seis ex primeros ministros del Reino Unido, entre ellos, Boris Johnson, Theresa May, David Cameron, Gordon Brown, Tony Blair y John Major.

Estuvo presente la primera ministra Liz Truss, el líder laborista Keir Starmer y la primera ministra de Escocia Nicola Sturgeon, entre otros funcionarios, como los altos comisionados de los 14 países de la Commonwealth.

A la ceremonia se unió Camilla, la reina Consorte y el príncipe de Gales y otros 250 dignatarios, que firmaron la proclamación del rey.

Afuera del Palacio Saint James una multitud que se congregó para seguir la ceremonia de cerca cantó «God save the King» (Dios salve al rey), el himno que por primera vez en 70 años tiene la palabra «rey» en lugar de «reina» en sus estrofas.

Se realizaron disparos de armas en Hyde Park y la Torre de Londres, dos lugares emblemáticos de la capital británica, mientras se leyó la proclamación.

Tras la primera ceremonia hubo una segunda que se realizó en la «City de Londres» (el corazón financiero de la ciudad), donde se leyó otra proclamación desde los escalones del emblemático edificio Royal Exchange.

Los miembros del Parlamento también le juraron lealtad al nuevo monarca, durante una sesión excepcional.

El nuevo rey regresó al Palacio de Buckingham, donde fue aplaudido por una multitud.

Llegó en su Rolls Royce, sonriendo y saludando.

Cientos de miles de personas continúan dejando flores y otros tributos en las puertas de hierro forjado en Buckingham, que son recogidas todos los días por los servicios de limpieza.