Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
sábado 4 de diciembre, 2021
Nota central

Cayó el asesino más buscado. Se había fugado del cuartel de bomberos de Tucumán. Condenado a cadena perpetua por el asesinato de su ex mujer y del hijo de 2 años.

Un llamado alertó a la policía dando el dato preciso de donde se encontraba. El gobierno tucumano ofreció $2 millones a quien brindará datos concretos para detenerlo.


El femicida Roberto Carlos Rejas fue capturado en un camping de la provincia de Salta. Se trata del ex agente del Servicio Penitenciario de Tucumán que se había fugado de un cuartel de bomberos de Tucumán tras ser condenado a por el crimen de su ex mujer y su hijo de 2 años.

Estuvo 17 días prófugo, tenía un pedido de captura internacional en Interpol y una recompensa de 2 millones de pesos por datos que permitieron localizarlo

Desde el Ministerio Público Fiscal tucumano informaron que recibieron un “llamado” donde avisaban que Rejas estaba en Salta.

Habían habilitado el 911, el teléfono de la División Homicidios y del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales del Ministerio Fiscal (ECIF) para que se aporten datos del femicida buscado.

Las autoridades tucumanas se comunicaron con la Policía local para verificar la información que dieron en el llamado sobre el paradero de Rejas. Fue localizado en un camping de la localidad de Cabra Corral.

Una comisión de la policía tucumana ya viajó a Salta para trasladar al prófugo detenido para que cumpla con la condena a perpetua por asesinar a su ex mujer, Milagros Avellaneda (26), y a su hijo Benicio, de 2. Nunca dijo qué hizo con los cuerpos.

Rejas el 27 de septiembre se fugó del Cuartel General de Bomberos.

Rejas necesitaba una escalera, por lo que se sospecha que tuvo ayuda. O, como también se investiga, que salió por donde entró: por la puerta. En cualquiera de los casos, necesitó colaboración.

El ex penitenciario, condenado por homicidio agravado por alevosía y por mediar violencia de género, tenía un pedido de captura de Interpol desde el 3 de octubre pasado. Mientras tanto, el Gobierno de Tucumán ofrecía una recompensa de $ 2.000.000 para quien pudiera aportar datos certeros sobre el paradero del femicida.