Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
lunes 30 de noviembre, 2020
Nota central

Funcionarios de Merlo vendían terrenos fiscales. Falsos compradores les pagaron $ 1 millón.

Los vecinos alertaron a las autoridades municipales.

 El gobierno municipal de Merlo denunció ante la Justicia de Morón, a un grupo de funcionarios que vendían lotes fiscales en la localidad de Mariano Acosta, una estafa tanto al patrimonio público como a los compradores de los lotes.

Tras el allanamiento realizado en la Dirección de Tierras y Viviendas, la policía detuvo a cuatro funcionarios de diversa jerarquía.

Los vecinos de Mariano Acosta pusieron en conocimiento al equipo de la oficina privada del intendente Gustavo Menéndez.

El intendente ordenó directamente que se hiciera la investigación pertinente.

Con la confirmación de los hechos, el intendente ordenó la denuncia directa ante la UFI 3 de Morón.

La Dirección de Tierras y Viviendas es una de las áreas municipales que depende de la Secretaría de Desarrollo e Integración Social, a cargo de la secretaria Karina Menéndez.

“Karina estaba al tanto de la denuncia judicial. Es ella quien me alerta de la presunta situación irregular que involucraba a funcionarios de su área. Ahí empezamos a prestar atención, y luego llegaron denuncias de vecinos”, expresó el jefe comunal.

En el allanamiento a la dependencia se secuestraron cajas con documentación que acreditaría las maniobras en las que estaría involucrado uno de los funcionarios detenidos.

Los domicilios de los acusados también fueron allanados.

Las maniobras fraudulentas llegaron a partir de las declaraciones de los compradores de estos terrenos.

Los policiales llegaban a desalojarlos y ellos se defendían mostrando los papeles de la supuesta adquisición legal.

Se montó una entrega controlada y los funcionarios cayeron cuando intentaban cobrar un millón de pesos.