Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 19 de octubre, 2021
Espectáculos

Charlotte y Alex Caniggia. Condenados a prisión en suspenso por «lesiones y amenazas».

La causa se inició por una denuncia del periodista Pablo Layús. Fue agredido por los hermanos.

Charlotte y Alex Caniggia fueron condenados a prisión en suspenso por «lesiones y amenazas» en el marco del juicio que les inició el periodista Pablo Layús en el verano de 2017.

El ex participante de Masterchef Celebrity recibió seis meses de prisión en suspenso, deberá fijar por dos años domicilio y acreditar trabajo, más 80 horas de tarea comunitaria. Por su parte, su hermana fue condenada con un mes de prisión en suspenso, dos años de fijar domicilio, acreditar trabajo, no cometer delitos y 60 horas de trabajo comunitario.

La denuncia, que realizó el periodista, que por ese entonces trabajaba en el programa Intrusos fue por un hecho ocurrido en el 2017 en la disco Keops, de la ciudad Córdoba. Los hermanos salían del lugar tras pelearse con un guardia de seguridad.

Entonces, el cronista cordobés comenzó a grabar la situación con su celular, fue amenazado y Charlotte para evitar la difusión de las imágenes tiró el teléfono y lo rompió contra el piso.

«Es una vergüenza la Justicia, tendrían que ocuparse de casos de verdad. Me hacen venir acá porque son más cholulos que la mierda», dijo Alex al salir del juicio.

Layús también se expresó después de conocerse la sentencia, a través de sus redes: “Tal vez quedará pendiente las disculpas correspondiente. En mí caso las sigo esperando y más aún, luego de escuchar al abogado defensor argumentar que viole la intimidad de los chicos al grabar con mí celular un episodio de violencia que hubiera terminado distinto si no hubiera estado presente”.

“Creo que ya se demostró que no es gratis agredir a nadie, romper un bien de otro, amenazar y seguir sonriendo ante las cámaras como si nada hubiera ocurrido”, cerró el periodista.

SEGUIR LEYENDO.