Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 19 de septiembre, 2021
Espectáculos

Pablo Ruiz. Adicción a la cocaína. Contratos rescindidos por su sexualidad.

«Los bajones son terribles y no es divertido».

El cantante Pablo Ruiz, quien comenzó su carrera profesional desde muy joven, habló sobre sus adicciones y los problemas que tuvo en su vida personal y profesional en relación a su sexualidad.

«Fue muy violento, muy rápido. Es tener todo al alcance y vivir cosas muy fuertes, como que se hable de tu vida sexual a los 12 años en la televisión y te señalen con el dedo sin saber vos mismo qué te está pasando realmente, porque a los 12 años todavía no tenés en claro ese tipo de cosas», empezó diciendo el músico en diálogo con Gastón Pauls en «Seres Libres», por Crónica HD.

En ese sentido, hizo foco en la dificultad de manejar la exposición de la fama a temprana edad: «No es que de un día para el otro lo podés controlar, tienen que pasar miles de cosas. Primero que nada siempre tenés que tener la contención de una familia, de mi vieja, que siempre estuvo. El lado espiritual que ella me enseñó también me ayudó».

Sobre los hechos que lo llevaron a caer en la adicción a las drogas, contó: «La compañía discográfica rescindió mi contrato por mi sexualidad, porque no podían controlar o manejar eso. Aparte yo tenía 20 años y nunca decidí esconderme. Hasta ahí había sido siempre como un escape, diversión, fiestas electrónicas, pero ya después de ese hecho empecé a tocar fondo».

«Me tuve que ir de México para no trabajar más con esas personas. Al volverme a Argentina empezó a ser más fuerte. Lo hacía porque estaba deprimido, necesitaba escapar y un montón de cosas», remarcó.

«Fueron seis años más o menos. Empecé con la cocaína. Antes eran otras como el éxtasis, más de la electrónica y pasarla bien. En la cocaína encontraba esa verborragia de poder estar con amigos y poder sacar toda la mierda que tenés adentro y poder arreglar el mundo, que por ahí es ficticio, hablar de todo y solucionar el mundo en una noche», señaló el cantautor.

Por último, concluyó: «Se convierte en algo que no va a ningún lado, que no te deja dormir. Los bajones son terribles y no es divertido. Todos son amigos tuyos hasta que tenés o podés compartir y después te quedás solo en el bajón».

SEGUIR LEYENDO.