Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
miércoles 23 de septiembre, 2020
Espectáculos

PALMIRO CABALLASCA. El actor Alejandro Lamarque desesperado.

No ve, no tiene ingresos y vive en la indigencia.

“Me hirve la cabeza” es la frase que popularizó el personaje de Palmiro Caballasca en la serie Señorita Maestra. Ahora, Alejandro Lamarque, actor que lo interpretaba, realizó un deseperado pedido de ayuda ya que está enfermo, no tiene trabajo y vive en una casilla.

«Me quedé ciego hace un año. Me dejé estar y me agarraron cataratas. Soy hipocondríaco y tengo la presión ahora en 20/10”, dijo Lamarque en un móvil con Crónica.

Además, contó que habita una humilde vivienda cubierta por lonas, sin baño ni agua potable. “Es un asco como estoy viviendo, ni un perro puede vivir así».

No tengo quien me ayude. Vivo acá en el medio del campo y a la gente de este lugar no le puedo pedir nada más. Vine por seis meses y hace dos años que estoy», continuó. Y explicó que tiene una hija de 20 años a la que “le da vergüenza que cuente cómo estoy viviendo. Hay un chico que a veces me ayuda para hacerme las compras”, detalló.

Por otro lado, relató que pidió ayuda a un hospital para realizarse una operación de ojos pero «lo dejaron tirado». «Necesito que me hagan una ecografía para ver si lo de mis ojos es operable. Si me curo me puedo arreglar solo. Tengo una camioneta acá en mi casa que si puedo ver la arreglo y vuelvo a laburar”, expresó el actor, quien también tiene un brazo fracturado tras haberse caído hace unos meses.

Alejandro vive en una casilla prestada, sin agua ni baño (Foto: captura TV)

El protagonista de «Señorita Maestra», que se emitió por ATC entre 1983 y 1985, también habló de su relación con sus padres: «No conocí a mi padre y mi mamá me sacó el primer sueldo de la tele».

Por último, reflexionó: «Yo no soy pobre. Perdí como en la guerra cuando vendí la casa que tenía a un dólar de veinte pesos. Vivo así porque no puedo ver”. Explicó que es remisero pero por la ceguera no puede conducir.

SEGUIR LEYENDO.